Buques de las dos Corea se enfrentan a cañonazos

Es el primer incidente en 7 años. Un buque norcoreano fue muy dañado, sin víctimas.
Barcos militares de las dos Corea se enfrentaron ayer a cañonazos en las disputadas aguas del Mar Occidental (Mar Amarillo), en su primer choque naval en siete años. El incidente terminó con un buque norcoreano seriamente dañado y agravó la tensión poco antes de la visita a Seúl del presidente estadounidense Barack Obama, la semana próxima.

Corea del Norte denunció enseguida una "grave provocación armada", mientras su vecino del sur lo calificó de "intrusión marítima" y llamó a su ejército a reaccionar con firmeza, aunque con calma, "para que la situación no se deteriore". Al parecer, el enfrentamiento no causó víctimas.

El choque armado, que duró sólo dos minutos, ocurrió a las 11.27 de la mañana, hora local, en la línea fronteriza del Mar Occidental, un área disputada entre ambos países que en los últimos años registró varios enfrentamientos.

Según el gobierno de Seúl, un patrullero norcoreano se adentró más de un kilómetro en aguas surcoreanas. Al avistarlo, un barco militar de Corea del Sur hizo varios disparos de advertencia, a los que el buque de su vecino respondió "atacando directamente".

"El Norte disparó contra nuestro buque. Respondimos, obligando al navío norcoreano a volver atrás en su ruta", señaló un comunicado del estado mayor. "No hubo víctimas de nuestro lado. Nos mantenemos vigilantes en cuanto a nuevas provocaciones del Norte", agregó el texto.

En una versión diferente, el régimen comunista de Pyongyang aseguró que el patrullero volvía de una misión de reconocimiento cuando "un grupo de barcos de guerra" surcoreanos lo alcanzó y "perpetró la grave provocación de dispararle", según la agencia oficial KCNA.

Corea del Norte agregó que luego los barcos surcoreanos huyeron "a sus aguas", y reclamó a su rival que se disculpe por la "provocación armada", agregó la agencia.

El buque surcoreano fue alcanzado por cerca de 15 disparos pero no hubo víctimas, mientras que, según Seúl, el barco norcoreano regresó "envuelto en llamas".

El choque ocurrió una semana antes de que Obama llegue a Seúl como parte de una gira por Asia, lo que desató sospechas de que el régimen comunista intenta incrementar las tensiones para obtener una mayor ventaja en las negociaciones sobre su plan nuclear.

Enseguida Washington advirtió a Pyongyang: "Les diría a los norcoreanos que esperamos que no haya más acciones en el Mar Amarillo que puedan ser vistas como una escalada", dijo el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs.

En los últimos meses, las dos Corea se han acusado mutuamente de haber violado esa frontera marítima en litigio, pero ésta es la primera vez en que hay un intercambio de disparos desde 2002. En junio de aquel año, barcos de guerra norcoreanos dispararon contra buques de Corea del Sur y causaron seis muertos y una veintena de heridos, en un suceso por el que posteriormente Pyongyang se disculpó.

La controvertida Línea del Límite del Norte, la marca fronteriza marítima entre ambas Corea, fue establecida en forma unilateral por las tropas de la ONU lideradas por EE.UU. al término de la Guerra de Corea (1950-1953). Pero Pyongyang no la reconoce y asegura que la frontera real está varios kilómetros más al sur.

Comentá la nota