Bullying: solicitan Plan Anual en Redes

Se solicitó legislativamente al Poder Ejecutivo que incluya el "Bullying" o acoso escolar en el Plan Anual de Perfeccionamiento Docente, como así también se implemente un Plan Anual de Trabajo en Redes para prevenir, difundir las formas de presentación de cada tipo de violencia, alertar a todos los actores y provocar su participación.

La autora del proyecto que ingresó en la última Sesión Ordinaria de la Cámara de Diputados y se giró a la Comisión de Cultura y Educación para su tratamiento, es la Diputada Cecilia Salcedo (FCS).

"Uno de los términos que empezó a ponerse de moda en los ámbitos escolares, es el denominado Bullying o acoso escolar. Esta palabra en inglés se generalizó para designar un fenómeno bastante común entre los estudiantes: el acoso y el maltrato. El victimario, cruelmente cumple con el objetivo de asustar y someter con burlas y agresiones de distinto tipo a la victima, provocándole la exclusión social, explicó.

"El que ejerce este tipo de violencia lo hace para imponer su poder sobre el otro, a través de constantes amenazas, insultos, agresiones, vejaciones, etc. Y así tenerlo bajo su completo dominio a lo largo de meses e incluso años. La victima sufre callada en la mayoría de los casos. El maltrato intimidatorio le hará sentir dolor, angustia, miedo, a tal punto que, en algunos casos puede llevar a consecuencias devastadoras como el suicidio", relató la diputada.

Para mejorar la convivencia en al ámbito escolar, Salcedo consideró que "debemos implementar trabajos en redes con otras instituciones sociales que conforman el contexto donde se encuentran insertas las escuelas."

Agregó que "Un paso importante será, revalorizar la conformación de los centros escolares, que es una alternativa de solución, como mediadores de las situaciones de conflictos y la imposición de las distintas correcciones en materia de disciplina."

Por otro lado, "el consejo escolar de cada centro debe constituir una comisión de convivencia compuesta por padres, alumnos y profesores canalizando las iniciativas de la comunidad educativa para mejorar la convivencia en el centro, el respeto mutuo y la tolerancia en el contexto social."

Expresó también que "Más allá de los centros escolares es necesario que los integrantes de los establecimientos educativos, sea cual fuere el rol que en él desempeñan, conozcan las características de este tipo de violencia para evitar que los daños en las víctimas sean irreparables, porque cada día se hace más necesario la participación comprometida de todos para solucionar este flagelo que se instaló en el ámbito educativo desde hace ya bastante tiempo."

El bullying, otras consideraciones:

Cuando se analiza este tipo de violencia es necesario conocer su concepto, sus características y las formas que encierra.

Tipos de Bullying

Podemos hablar de varios tipos de acoso escolar que, a menudo, aparecen de forma simultánea:

- Físico: empujones, patadas, agresiones con objetos, etc. Se da con más frecuencia en primaria que en secundaria.

- Verbal: insultos y motes (apodos, alias, sobrenombres), menosprecios en público, resaltar defectos físicos, etc. Es el más habitual.

- Psicológico: minan la autoestima del individuo y fomentan su sensación de temor.

- Social: pretende aislar al joven del resto del grupo y compañeros.

Este tipo de violencia en el ámbito educativo se caracteriza por:

1-- Incluir conductas de diversa naturaleza (burlas, amenazas, agresiones físicas, aislamiento sistemático, etc.).

2-- Tiende a originar problemas que se repiten y prolongan durante cierto tiempo. Suele estar provocado por un alumno, apoyado por un grupo, contra una víctima que se encuentra indefensa.

3- Se mantiene debido a la ignorancia o pasividad de las personas que rodean a los agresores y a las víctimas sin intervenir directamente.

4- La víctima desarrolla miedo y rechazo al contexto en el que sufre la violencia; pérdida de confianza en sí mismo y en los demás y disminución del rendimiento escolar.

5- Disminuye la capacidad de comprensión moral y de empatía del agresor, mientras que se produce un refuerzo de un estilo violento de interacción.

6- En las personas que observan la violencia sin hacer nada para evitarla, se produce falta de sensibilidad, apatía e insolidaridad.

7- Se reduce la calidad de vida del entorno en el que se produce: dificultad para lograr objetivos y aumento de los problemas y tensiones.

Comentá la nota