Buenos Aires estudia declarar la emergencia sanitaria por 90 días

Buenos Aires estudia declarar la emergencia sanitaria por 90 días
La medida agilizaría la contratación de personal y también la compra de insumos.
Para enfrentar la pandemia de gripe A, la provincia de Buenos Aires estudia declarar la emergencia sanitaria por 90 días. La medida que se aprobaría en las próximas horas es para agilizar la contratación de personal y compra de insumos destinados a combatir la propagación de casos y atender los ya declarados.

Ayer, el proyecto de emergencia sanitaria provincial llegó al despacho del gobernador Daniel Scioli. La medida -que se extendería por 90 días- faculta además al ministro de Salud a reorganizar los recursos humanos que integran el equipo sanitario. De esa manera se solicitan también las adecuaciones presupuestarias necesarias para cubrir los costos que deriven de los procedimientos realizados para combatir la pandemia.

Además, desde la cartera sanitaria se dispuso que los residentes y jefes de residentes de clínica pediátrica, medicina general, pediatría comunitaria, clínica médica e infectología se aboquen a las tareas de refuerzo para contener la demanda hospitalaria por enfermedades respiratorias estacionales. Y se resolvió desafectar a las trabajadoras de salud embarazadas para disminuir su exposición al contagio: son uno de los grupos de riesgo para influenza.

Al mismo tiempo, ayer la facultad de Medicina de la UNLP resolvió suspender actividades académicas a partir de hoy. Según el vice decano, Enrique Pérez Albizu, "la mitad de las cursadas de alumnos que están en tercer año y más adelantados se hacen en hospitales. No queremos exponerlos al riesgo de contagio", explicó.

En las escuelas, los gremios docentes insisten en que las clases están "suspendidas de hecho" porque los padres no envían a sus hijos por el creciente números de casos de gripe, según dijeron en la FEB. De acuerdo con un relevamiento de Clarín, en varios establecimientos educativos de La Plata, los maestros tuvieron que adaptar en la última semana el dictado de clases porque se registró ausencia de estudiantes de entre el 20 y el 40 por ciento por aula. La enfermedad también determinó inasistencias de maestros.

Luego de las elecciones del domingo, en las escuelas que fueron sede de los comicios no hubo clases por tareas de desinfección y evitar posibles contagios luego de la asistencia de cientos de votantes en una sola jornada.

Sin embargo y en medio de reclamos de los gremios docentes para que preventivamente se suspendan las clases, en algunos distritos del interior provincial resolvieron no volver a las aulas durante toda esta semana. Las autoridades sanitarias y educativas de Tres Arroyos tomaron esa decisión a nivel público y privado por el "elevado" ausentismo en la población escolar y en maestros por cuadros gripales.

En el municipio de González Chaves, la semana pasada hubo interrupción de clases y según funcionarios locales esa medida tuvo una repercusión positiva porque hubo una "notable disminución de las consultas médicas". Por eso, en ese distrito los alumnos no volverán a clases hasta el 6 de julio. El mismo panorama se presentó en escuelas municipales de Tandil.

Comentá la nota