En Buenos Aires bajan las consultas y Mendoza espera el pico de contagios

Con el caso anunciado ayer, son cuatro las personas fallecidas, aunque todavía no está confirmado que hayan tenido el virus. En promedio, se atienden unas 200 consultas diarias en el hospital Central y otras 60 en el Luis Lagomaggiore. El ministro de Salud de la Nación, Juan Manzur, admitió que "hay un marcado descenso de enfermos, en el área metropolitana y bonaerense".

Se completó la primera semana de restricciones por la pandemia de gripe A. Después de que el Gobierno de Mendoza tomara la decisión de cerrar las escuelas, boliches, bares y pedirle a la población que no acuda a sitios públicos cerrados, las guardias de los hospitales -públicos y privados- todavía siguen recibiendo muchos pacientes.

En tanto, los centros sanitarios de Buenos Aires y Capital Federal dan cuenta de una "baja muy significativa en las consultas externas" por la gripe A, en establecimientos públicos y privados.

El ministro de Salud porteño, Jorge Lemus, afirmó que las consultas diarias en los hospitales bajaron de 600 a 150, mientras que su par bonaerense Claudio Zin dijo que "la situación en el conurbano está mejor que hace dos semanas, notamos una disminución de consultas e internaciones".

Un fallecido más

Las consultas por presentar sintomatología de gripe A no cesan en el territorio provincial y se espera que en los próximos diez días la patología llegue a su punto máximo, para luego comenzar a descender. Ayer murió otra persona, una mujer de más de 40 años, en el Hospital Español, con síntomas de la nueva enfermedad.

Con este nuevo caso, ya son cuatro las personas fallecidas en este contexto, aunque todavía no están las confirmaciones de que hayan tenido el virus H1N1. Mientras que hay otras 113 internadas en distintos nosocomios de la provincia y mil más que están recibiendo tratamiento antiviral. Hasta el momento, hay 10 casos positivos.

De esos mil pacientes que presentan signos de gripe A y que se transforman en casos sospechosos, hay 341 muestras en estudio.

"No todas las personas que tienen los síntomas finalmente van a tener gripe A, pero de todos modos se les indica el antiviral", recalcó Sergio Saracco, ministro de Salud de Mendoza. El funcionario también señaló que los análisis que se comenzaron a realizar en el hospital Central agilizarán los resultados.

Si bien todavía la provincia no llega al pico de la patología, en la guardia de los nosocomios, tanto de gestión pública como privada, sigue habiendo mucha demanda. Según informó el director del Central, José Ascar, el 9 de julio atendieron a 130 personas con sintomatología de gripe A. "Veníamos teniendo unos 200 pacientes por día en la guardia", recalcó.

Mientras que en otro de los hospitales más grandes de la provincia, el Luis Lagomaggiore, se atiende a un promedio de 60 pacientes por día en la guardia con síntomas de gripe A. Así lo informó el director de este centro, José Moschetti. En el ámbito privado la situación es similar.

La reunión del día

Durante la jornada de ayer, representantes de 38 obras sociales, prepagas y obras sociales sindicales se reunieron con el Gobierno para aceitar mecanismos y trabajar en la misma sintonía (ver aparte).

Se acordó unificar el protocolo de atención. Esto significa que los médicos -tanto de los sectores públicos como privado- deberán indicar el antiviral a través de una única receta, que hay que bajar desde el sitio: www.salud.mendoza.gov.ar.

"También el sector privado tendrá consultorios especiales para tratar a los pacientes con síntomas de gripe A. Por ejemplo, una determinada obra social podrá indicarle a sus afiliados a qué consultorio asistir si tiene los síntomas de la nueva enfermedad", explicó el titular de la cartera de Salud.

Por otra parte, y ante los reclamos de los gremios de la salud, ATE y Ampros, por la falta de insumo en los nosocomios, Saracco dijo que la provincia hará barbijos.

Desde el Gobierno volvieron a insistir en que no faltan productos y que se está comprando todo lo necesario. Desde diferentes sectores de la sociedad se van a fabricar barbijos, según las normas internacionales.

"Nos reuniremos con Cultura para que las costureras de la Vendimia comiencen a realizarlos, también las mujeres que están en la Penitenciaría y en los hospitales", enfatizaron desde Salud. Lo cierto es que no hay dónde comprar barbijos por la alta demanda, pero por ahora la provincia tiene los insumos y va a trabajar para hacer más barbijos.

Ayer también fueron convocados los fabricantes de camperas por el mismo tema, ya que la tela que se utiliza es la necesaria para los barbijos. Se harán según las normas que señalan las sociedades argentinas de Pediatría e Infectología

Comentá la nota