Con buenas perspectivas quedó inaugurada la temporada estival

El intendente Pulti exhortó a los marplatenses a que abran sus puertas y sus brazos para que los visitantes se sientan como en su propia casa.
La Plaza de las Américas -ubicada en el tramo inicial del Paseo Dávila- fue el escenario elegido para la bendición de las aguas y frutos del mar, ceremonia que estuvo a cargo del obispo diocesano, y con la cual quedó oficialmente inaugurada ayer la temporada estival 2009-2010. Antes, con una salva de 21 cañonazos y en el marco de una revista naval de la que participaron embarcaciones de la Armada, del Club Náutico, del Yacht Club Argentino y del Club de Motonáutica, se rindió homenaje a quienes desarrollan sus tareas en el mar.

Además de monseñor Juan Alberto Puiggari, entre otras autoridades estuvieron presentes el jefe comunal, Gustavo Pulti, el secretario de Turismo de la Nación, Enrique Meyer, y la ministra de Infraestructura de la Provincia de Buenos Aires, Cristina Alvarez Rodríguez.

El acto, que se inició con la entonación del Himno Nacional -ejecutado por la Banda de Música del Area Naval Atlántica e interpretado por el coro Raíces- prosiguió con la invocación religiosa del obispo quien, al pedir por los turistas que vendrán a descansar a la ciudad dijo: "desde esta manifestación de fe queremos realizar un acto de esperanza, que nos comprometa a todos a hacer de nuestra querida ciudad un lugar y una referencia de cordialidad, de encuentro y de honestidad".

Agregó: "más allá de los legítimos deseos de las ganancias, sepamos ver al turista no como un objeto de lucro sino como un amigo, recreando así la amistad social; que Mar del Plata brinde todo lo que tiene; la belleza de sus paisajes, la inmensidad del mar, pero sobre todo, el calor humano de su gente; que sea la ciudad de la alegría sana y de la actitud solidaria donde quienes nos visiten encuentren un merecido y reparador descanso", señaló.

Mensaje del jefe comunal

Acto seguido habló el jefe comunal, Gustavo Pulti, quien al referirse al mar, dijo: "Todos los años produce muchas cosas, entre ellas un ámbito maravilloso en el que los marplatenses y los compatriotas que nos visitan nos recreamos y bañamos a nuestros hijos y abuelos; disfrutamos de un bien público que, además de ser rico, es capaz de soportar que a veces no se lo mencione como se merece, como un mar hermano y amigo, que nos da la posibilidad de producir alimentos tanto para la Argentina como para otras partes del mundo".

Más adelante sostuvo que "me parece hermoso poder hacer una celebración que nos pone de frente a un hito muy importante de la Argentina; este año Mar del Plata va a tener más de 300 espectáculos; vamos a tener la posibilidad de ver el deporte en su máxima expresión; disfrutar de un encuentro de grandes veleros de 11 naciones; también de grandes maestros de la canción, de la música, de las artes escénicas y de la pintura; todas las posibilidades de la cultura van a estar dadas este verano en la ciudad", aseguró. Tras señalar que "volveremos a encontrarnos con los compatriotas de todas las provincias" dijo que "esta vez lo haremos en un momento diferente, celebrando el bicentenario de nuestra querida Argentina; como partícipes de una cultura nacional amiga del encuentro, del diálogo y la confraternidad, nos gustaría que este verano todos los argentinos se encuentren en nuestra casa, nutriéndonos con su trabajo y con su esfuerzo".

Dijo luego que "a lo largo de distintos momentos del año, pero especialmente en enero, tendremos en nuestras calles de las primeras celebraciones del bicentenario del país; habrá actividades abiertas, gratuitas, con carácter histórico y con un enorme contenido cultural que en los próximos días van a ser presentadas en toda su dimensión; en ese marco, frente a un paisaje que es de todos los argentinos y por el cual sentimos un profundo orgullo, los invitamos a confraternizar", expresó.

Finalmente, tras desear que "tengamos una buena temporada", sostuvo: "abramos nuestros brazos y puertas para que todos se sientan en su casa; aprestémonos a una temporada que nuevamente tiene que dejar como marca la voluntad marplatense de ser una ciudad anfitriona".

Comentá la nota