Buenas expectativas con las 10 cooperativas de trabajo constituidas

El secretario de Bienestar Social de la Municipalidad, Gastón Zaccardi, resaltó que son buenas las expectativas frente a la conformación de las 10 cooperativas de trabajo que acaban de formar, unas con proyectos textiles, y otras para un vivero y huertas comunitarias.
Recordó que están comprometidos en los proyectos 60 mujeres y 100 hombres, con la coordinación del director de la Producción, Martín Palomeque.

La Municipalidad compró 13 máquinas textiles, y espera incorporar nuevos equipos para que las cooperativas de mujeres puedan confeccionar sábanas, toallas, y prendas que serán destinadas al Hospital y otros establecimientos comunales.

Zaccardi expresó que hay una capacitadora que se ocupará de la instrucción de las integrantes de las cooperativas.

Por su parte la ingeniera Mónica Filippi, del Programa Prohuerta del INTA, se hará cargo de la capacitación de quienes trabajarán en las huertas comunitarias y en el vivero municipal.

"Las reuniones que mantuvimos en la semana con los integrantes de las cooperativas nos mostraron que hay buenas expectativas, y entusiasmo", dijo Gastón Zaccardi, señalando que el próximo martes se vuelven a reunir con las mujeres y el miércoles con los hombres, "para comenzar a definir horarios y tareas".

Resaltó que el programa es muy importante, no sólo porque permite la capacitación de 160 vecinos de la ciudad en estos oficios, sino que además hay un ingreso de un millón y medio de pesos en sueldos que se volcarán a la ciudad en el año que se extiende el plan.

La idea es que en el futuro las cooperativas se puedan sostener, ya independizadas del apoyo del Estado. "Nosotros tenemos buenas experiencias con cooperativas. Hay alrededor de diez personas que quedaron, de otros proyectos, trabajando en forma independiente, con buen resultado", afirmó.

El proyecto textil se desarrollará en el taller que la Municipalidad montó en instalaciones recuperadas en el edificio que supo ser de DEBA, en la avenida Mitre. "Se harán dos o tres turnos para empezar a trabajar", consignó.

El vivero y las huertas comunitarias se podrían poner en marcha en una quinta que el municipio tiene detrás del Centro Tradicionalista El Fogón, o bien en una quinta provincial ubicada a dos o tres cuadras del paraje La Colorada, en la avenida Mitre prolongación (viejo camino a Moquehuá).

"Hay 10 hectáreas que están en mejores condiciones para el vivero y las huertas comunitarias", expresó, y destacó que ésto lo resolverá la ingeniera Filippi.

Comentá la nota