Una buena y otra mala para Jaque en la Legislatura

Una buena y otra mala para Jaque en la Legislatura
La oposición promete aprobar la ley de promoción de empleo, pero la pulseada por la eliminación de las licitaciones sigue.
Concentrados en las dos leyes más importantes para el Gobierno, los legisladores dividieron sus pareceres y le darán una a favor al Ejecutivo aunque también le niegan otra. Los diputados volvieron a volcarse a la tarea de encontrarle una salida a la eliminación de las licitaciones para obras públicas menores a $ 2 millones, mientras que acercan posturas sobre el mejor modo de incentivar el empleo en un momento de crisis económica.

De este modo, la cuestionada idea de dejar de lado el concurso público ayer también fue criticada por el Colegio de Arquitectos, que la semana pasada se había comprometido a estudiar el tema y a elevar un informe al respecto. En tanto, la oposición estima que entre mañana y la semana próxima la Cámara puede aprobar el nuevo proyecto consensuado de Promoción del Empleo, lucha contra el desempleo y atracción de inversiones.

Jaque podría ganar así una batalla, pero aún le falta mucho para ganar la guerra. Si todo sale como el oficialismo quiere, antes de que pasen los diez primeros días de marzo la ley de licitaciones deberá tratarse en Diputados, por lo que hace rato comenzó una carrera contrarreloj de reuniones, pedidos de informes, intercambio de ideas con especialistas y negociaciones entre los partidos.

Desde el Ministerio de Infraestructura no especificaron que obras se pretende hacer de la mano de esa ley, pero advirtieron que el 85% de las que se harán este año quedarán comprendidas por el nuevo marco legal, es decir que podrán hacer sin llamar a licitación. Hasta ahora, los demócratas son los que se han mostrado más permeables al proyecto, pero sólo si se respetan algunas premisas.

"No vamos a decir que no a las licitaciones", aseguró el presidente de la bancada, Alberto Sánchez. A lo que sí están dispuestos es a subir el monto de las excepciones a las licitaciones que ya plantea la ley actual así como a la idea de agilizar los tiempos para que se expidan los consejos, pero nunca obviar dicha calificación.

Desde Confe, en tanto, Amalia Monserrat apuntó a la importancia de controlar y certificar la calidad de las obras. Además, fustigó al Gobierno por no tener la estimación de las obras que quiere hacer así como por pretender eliminar el proceso mediante el cual las empresas podrían igualarse para competir.

Ayer -en una reunión con el presidente de la Cámara de Diputados, Jorge Tanús, y otros diputados-, los arquitectos fundamentaron su postura contraria a eliminar las licitaciones (ver aparte).

Blanqueo de empleo

La oposición en general coincide en que la ley que se ha logrado para promover el empleo tiene un sustento profundo y serio con el objetivo de mejorar las chances de empresarios y empleados para mantenerse en medio de la crisis.

Incluso, rescatan que lo que se ha redactado hasta ahora ha salido de la misma oposición, ya que el proyecto oficialista primario eran dos artículos incorporados a la ley impositiva y, por ende, con demasiadas generalidades como para poder ser útiles.

El subsecretario de Financiamiento, Raúl Mercau, ayer estuvo reunido con las comisiones de Hacienda y Presupuesto, de Economía y de Turismo y Deportes, con el objetivo de dar los últimos retoques al proyecto.

Hoy a la mañana, la Comisión de Labor Parlamentaria decidirá si la redacción del proyecto está lista para ser tratado en la sesión de hoy o si se pasa para la semana que viene. Es probable que, si quedan cuestiones por pulir, la medida se apruebe a nivel general como para enviar una señal política y que en el próximo encuentro se vote artículo por artículo.

"Esta es una herramienta que hay que brindar", opinó Liliana Vietti (UCR), quien trabajó en el armado de la ley. Para ella, lo más valioso del nuevo proyecto -en diciembre la oposición se había negado a darle el OK- es que se ha profundizado la metodología sobre quién recibirá los beneficios impositivos, en qué situaciones y cómo se controlará el cumplimiento de los mismos.

Por su parte, Alexandre Maza (Confe) coincidió con su compañera al expresar que una de las consecuencias principales será el blanqueo del empleo, lo que no es poco. Desde la bancada demócrata, Roberto Pradines también concedió el apoyo de su partido debido a las modificaciones que se han dado. En especial las relacionadas con sacar a los casinos de todo tipo de beneficios impositivos.

La puesta en marcha de esta ley redundará en $ 45 millones menos de ingresos tributarios para la provincia. De acuerdo con Mercau, esa cifra es el equivalente al 1,5% de los recursos de origen provincial.

Comentá la nota