Buena expectativa para el algodón en el sudoeste

CHARATA (Agencia) - Las últimas lluvias y el avance en la genética proponen un escenario alentador para el algodón. Productores como Francisco Rodríguez, que vienen de una gran tradición algodonera, ligada también a la tercera generación, asegura que más allá de todo, continuarán apostando al cultivo.
También confirmó que hasta el momento el picudo no se ha presentado en la zona.

Ubicado a 10 kilómetros de Charata, en Colonia General Necochea, el productor Francisco Rodríguez analiza el panorama de la actual campaña algodonera, apostando una vez más al otrora "Oro Blanco".

"Lo haría cien veces más porque en el Chaco es lo que puede darte satisfacciones 100 % durante todos los años, porque los otros cultivos un año vienen bien y dos no, entonces damos un paso para adelante y dos para atrás", asegura.

Rodríguez, pide "que Dios acompañe y tengamos una buena cosecha", mientras remarca que con las nuevas variedades que hay en el mercado, el cultivo se ha vuelto más seguro. "Sembramos BT RR, no carpimos más, no curamos más. El medio ambiente está limpio y no tenemos porqué andar tirando plaguicidas inútiles", agrega.

Apostar a la innovación

Como un productor de muchos años, heredero de la tradición algodonera, Rodríguez también reconoce el avance y la innovación como clave para una buena campaña. "El algodón que se implantaba hace diez años era "porá" y pasó a la historia; hace veinte años, era un Ford T y ahora tenemos una Ferrari".

En el campo del productor se sembraron 400 hectáreas con algodón. Aplicando la técnica, como todos los años de la siembra "en seca", con una máquina que construyó en sus talleres y que siembra algodón común, con pelusa.

Se sembraron unos 80 kilogramos por hectárea en seco a unos 5 centímetros de profundidad que con la lluvia asegura una perfecta evolución. "Estos algodones son inteligentes, hasta que no tienen la humedad suficiente no nacen", remarca.

"Veo un cultivo óptimo, nació el 100%, tenemos la mejor semilla que podíamos obtener y partimos bien, lo que nos dio un cultivo con muy buena cantidad de plantas por metro cuadrado", agrega el productor.

En sesenta días comenzaría la cosecha que estaría terminando por el mes de junio.

Don Rodríguez le habla a los demás productores, animándolos a que "no se aferran a ideas viejas. Que prueben con 50 o 100 hectáreas y podrán ver los resultados".

No hay picudo

La preocupación latente por la aparición del picudo, mantiene alertas a los productores. Rodríguez asegura que no hay picudo en la zona. Tras realizarse la revisión de las trampas (unas 25 o 30), no se encontraron por el momento ejemplares.

"No es para alarmarse, pero tampoco para descuidarse. El problema son los minifundistas que siembran algodón y lo abandonan y hacen un daño tremendo con el picudo porque ahí es donde se incuba", conluyó.

Comentá la nota