Buena calificación para la ciudad de Mendoza en educación y salud

Un estudio nacional sobre calidad de vida posiciona a la capital local entre las primeras 15 comunas del país.
Que un óptimo porcentaje de sus habitantes haya terminado la universidad; cuente con obra social y viva en condiciones sanitarias acordes, son tres aspectos que dejan a la Capital mendocina entre las quince ciudades del país donde la calidad de vida es buena.

Así lo indica una investigación realizada por 25 especialistas de la Argentina que evaluaron indicadores socioeconómicos y ambientales en los 511 departamentos nacionales a partir de los datos del censo 2001.

Si bien el estudio forma parte de un seguimiento más integral que comenzó hace ocho años, esta última etapa de evaluación llevó tres años. En líneas generales, la capital de nuestra provincia ocupa el décimo cuarto lugar en el ranking general. Incluso, con algunas variaciones en cuanto a la metodología de unificación de las distintas urbes, esta posición eleva a Capital dos escalones; es decir en el puesto número doce.

"Por ejemplo, si juntamos la ciudad de Buenos Aires y Olivos en el Gran Buenos Aires, la tabla modifica el orden, por lo que la ciudad mendocina pasaría de estar en el catorceavo lugar para pasar al doceavo", indicó Guillermo Velázquez, director del Centro de Investigaciones Geográficas de la Universidad Nacional del Centro en Tandil, quien estuvo a la cabeza de la investigación.

El trabajo completo se encuentra publicado en el libro "Geografía y Bienestar", desde setiembre pasado con el respaldo de la editorial Eudeba, de llegada internacional.

Junto a otras seis universidades nacionales y el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), la UNCuyo también realizó su aporte en un capítulo regional. Por otro lado, en el equipo de especialistas que llevaron adelante la evaluación figuran sociólogos, matemáticos, geógrafos, economistas y demógrafos, entre otros.

En líneas generales, el objetivo del trabajo consistió en "elaborar un mapa de cómo se vive en la Argentina para lograr un diagnóstico objetivo al momento de aplicar políticas públicas y proyectos", explicó Velázquez, doctor en Geografía.

A partir del relevo de los datos sobre distintos parámetros (como acceso a la salud, educación, condiciones sanitarias, mortalidad infantil y riesgos de desastres naturales) de todas las jurisdicciones argentinas, los investigadores concluyeron que la mejor calidad de vida se da entre las urbes intermedias. Es decir, que cuenten con una cantidad de población que vaya de 50 mil a un millón de habitantes.

Si la cantidad de personas en un conglomerado es superior o inferior a esa banda, el nivel decae; surgen problemas en la prestación de los servicios y se acrecientan las carencias.

Bajo este análisis, el hecho de que la ciudad local registre un total de 105.818 habitantes (según los datos del último Censo Nacional de Población realizado por el Indec hace siete años) no es menor. El relevo de la información indica que Capital contaba antes de la crisis de 2001 con una buena situación educativa comparada con otras ciudades: el 9,48% de sus habitantes no terminó la escuela primaria.

En el nivel universitario, la calificación fue muy buena, ya que esta zona de Mendoza se ubicó primera en proporción de adultos que lograron concluir la universidad, con el 14,22%.

Otro dato significativo es que la tasa de mortalidad infantil, hace siete años fue de 10.79 por mil habitantes, mientras que 36% de los capitalinos no contaba con obra social. En la ciudad que se ubicó primera en la lista (Punta Alta, ubicada al sur de Buenos Aires), el resultado en este sentido fue de 21,68%.

Las características sanitarias de los hogares también se llevaron una buena calificación, ya que sólo 6,67% de la población no cuenta con inodoro acorde en el baño de su casa.

Comentá la nota