Un buen mes para los títulos públicos.

Resultaron la mejor inversión en enero.
La aceptación que tuvo el canje de Préstamos Garantizados generó una fuerte suba en los títulos públicos domésticos, que siguieron recuperándose en enero tras haber marcado mínimos hacia fin del año anterior.

En el primer mes del año, los bonos fueron la mejor inversión. De los bonos en pesos, los más beneficiados fueron los que se ubicaron en la parte media de la curva de rendimientos: el Pr12 se disparó 45,20% seguido por el Pre9 (38,21%), el Boden 2014 (13,76%) y el Bogar 2018 (23,72%). Los bonos nominados en dólares también presentaron alzas que superaron el 22 por ciento.

El Bonar V se disparó 24,20%, mientras que el Bonar X lo hizo en 14,68%, lo mismo que el Bonar VII. El Boden 2012 cerró el mes con una suba de 7,70%, pero cortó cupón de renta durante esta última semana. Ya lleva recuperado casi 60% de su valor desde sus mínimos de mediados de noviembre.

Otro dato destacable es la fuerte tendencia a la baja en el costo del dinero, que volvió a los niveles mostrados antes de que se anunciase la estatización de las AFJP. La tasa Badlar se estabilizó en torno del 13%, mientras que la interbancaria osciló entre 10,5 y 13,8. Según los analistas, las tasas podrían mostrar cierta estabilidad o incluso ubicarse un escalón más abajo debido, en parte, a la gran liquidez con que cuentan las instituciones financieras.

Sin embargo, la economía aún presenta varios interrogantes, y el principal es el renovado conflicto con el sector agropecuario. Por otra parte, el sector industrial empezó a mostrar una fuerte desaceleración en enero, a pesar de los anuncios oficiales para incentivar a la compra de automóviles o el canje de heladeras.

Otra variable que se sigue analizando desde los despachos oficiales es el comportamiento de los plazos fijos minoristas, que continuaron acelerando su crecimiento. En la última semana se incrementaron en $ 472 millones, pero en los últimos cuatro meses acumulan una caída de $ 2283 millones.

Comentá la nota