"No fue un buen año", coinciden la CGT Matanza y el Obispado

Tanto para el secretario general de la CGT Matanza, Carlos Gdansky, como para el obispo de San Justo, Baldomero Martini, 2009 deja bastante que desear. "Hay una deuda con los necesitados", se recalcó.
De visita en la Mega Expo 2009 de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), que tiene lugar en la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM), Gdansky y Martini coincidieron en que el año en curso "ha sido difícil", pero, también, en que 2010 se avizora con esperanzas.

"No fue un buen año para nosotros, porque veníamos acostumbrados a un fuerte crecimiento en la industria. La cosa cambió debido a la crisis mundial, que, por suerte, no afectó de la manera que se preveía", analizó el recientemente reelecto líder de la central obrera local.

Por su parte, el prelado señaló que "hay que mirar hacia adelante y ver cómo podemos construir una Patria de hermanos". En lo personal, confió que trató de hacer "todo lo que pude, y el Señor sabe qué me faltó hacer".

Mientras, Gdansky pronosticó que, el año próximo, la industria "va a ir mejorando, aunque no alcanzaríamos los niveles de 2008", y deseó que "toda la sociedad tiene una deuda pendiente con los más necesitados, si bien se ha achicado. Esperemos que haya más comprensión entre los sectores y menos envidia e individualismo".

Martini, que bendijo la exposición de los metalúrgicos, valoró que se trata de "un servicio que se les brinda a los jóvenes para que no pierdan el tiempo, sino que lo ocupen para formarse y educarse para la vida". "Nuestro mensaje para el año que viene es de aliento: Jesucristo, Señor de la Historia, te necesitamos", cerró.

Comentá la nota