Buen aliento económico para un invento de sanjuaninos

Empresarios chinos quieren fabricarlo. Otras compañías quieren adaptarlo a distintos rubros.
No salieron de su asombro. Primero, la selección de su invento entre 1.816 participantes del país y la posterior inclusión del mismo en un exclusivo catálogo con 120 productos de los 250 elegidos para Innovar 2008, en Buenos Aires. El sistema de Fototerapia Neoled 458 para el tratamiento de la ictericia neonatal del grupo de investigación, desarrollo e innovación en bioingeniería, conformado por los sanjuaninos Sebastián Pickenhayn, Adrián Puertas y Luis Pulenta, despertó el interés de distintas empresas, desde una china de fabricación de equipos médicos, hasta centros capilares, dermatológicos y estéticos, estos últimos inclinados a adaptar a su fin el modelo local.

"Estamos muy contentos con el resultado de la exposición, nuestro invento llamó mucho la atención y lo más importante es que hay posibilidades de fabricación; los especialistas chinos estuvieron hablando con nosotros de las características del producto y quedaron en contactarnos", contó a Puertas ayer a este diario, en Buenos Aires.

También, otra compañía nacional de primer nivel que representa, importa, instala y brinda servicios de equipamiento médico de marcas internacionales líderes en tecnología para dermatología, cirugía plástica y estética, estuvo en tratativas con los jóvenes.

La idea es optimizar el equipamiento ya existente mediante la tecnología aplicada en Neoled 458; a modo de ejemplo, la emisión de luz sobre la piel está íntimamente ligada a los tratamientos estéticos: "Nos hablaron de trabajar en el enrojecimiento de la piel por ciertos tipo de tópicos, nosotros podríamos trabajar en una línea de investigación para que los equipos funcionen mejor con estos fármacos", explicó Adrián.

Asimismo, el sanjuanino informó que este tipo de luz también se aplica para excitar o quemar el folículo piloso, por lo que la forma controlada de irradiación sería funcional a los problemas de calvicie o para depilación definitiva, respectivamente.

Justamente una de las características fundamentales del invento sanjuanino que se llevó a la muestra organizada por el Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación es que emite radiación específica y la regula automáticamente a un valor óptimo con el objetivo de desdoblar la bilirrubina (la intensidad optimiza el desdoblamiento) sin que los rayos ultravioleta ni los infrarrojo dañen a los bebés prematuros.

La ictericia presenta pigmentación amarilla de la piel, mucosas y fluidos corporales por aumento de la bilirrubina, que es sensible a la luz. Además, el producto se adecúa a las características de la incubadora, desde su tamaño, altura, hasta el grosor de los vidrios que la conforman, que inciden directamente sobre la radiación que recibe el niño.

Esto aporta una precisión en el tratamiento, ya que actualmente en la terapias neonatales (los tres profesionales trabajan en el Hospital Rawson), según los propios inventores, hay necesidades insatisfechas que se dejan libradas al azar.

Para que el producto sea más ameno, familiar y menos traumático, el diseño de la lámpara es un oso que se coloca sobre la incubadora; Luis, Sebastián y Adrián también diseñaron una lámpara de pie en forma de jirafa cuya luz sale de su cabeza y su utiliza en bebés no prematuros.

La iniciativa sanjuanina compitió en la categoría producto innovador y obtuvo una mención por estar en la exposición y en el catálogo Innovar 2008. Y el éxito se tradujo en la cobertura de muchos medios gráficos y audiovisuales que destacaron la obra de estos tres creativos, que ahora aspiran a dedicarse de lleno a esta actividad de investigación y producción inventiva.

Comentá la nota