BUDGE | LA CALLE TILCARA QUEDÓ SIN PUESTOS Infantería evitó un enfrentamiento entre trabajadores de La Salada

Las inmediaciones de la feria La Salada fueron otra vez escenario de un enfrentamiento de larga data. Los puesteros y el personal que se encarga de llevar la mercadería a los puntos de venta intentaron enfrentarse por la disputa del lugar. Intervino personal policial y la calle Tilcara quedó "abierta al público", según señaló el titular de la comisaría de Budge.

Momentos de tensión se vivieron ayer en la Feria La Salada de Lomas de Zamora, cuando personal de Infantería evitó que el enfrentamiento entre puesteros y carreros pasara a mayores.

El episodio comenzó cuando un grupo de vendedores intentó montar puntos de comercialización sobre la calle Tilcara, lo que despertó el enojo de los tradicionales puesteros que trabajan dentro del predio.

Con palos y piedras en mano, también alguna arma blanca, un grupo de unas 50 personas se apostó para defender ese espacio, mientras que los feriantes hicieron lo propio con el objetivo de que se fueran de allí. Entonces intervino la policía de Ingeniero Budge y la Infantería, y lograron apaciguar la situación.

Aunque el conflicto tuvo su pico de tensión ayer, hace tres semanas se había vivido una circunstancia similar. Según indicó el titular de la dependencia de Budge, Nicolás Ordaz, luego del último enfrentamiento hace 20 días se dio inicio a una investigación en la que se descubrió que estaba previsto montar una feria paralela, por lo que se puso en marcha un operativo para prevenir los desmanes que iban a protagonizar los trabajadores de La Salada y los nuevos puesteros.

"Ya sabíamos que se iban a enfrentar durante la madrugada para quedarse con la calle, por lo que más de 40 oficiales de Infantería participaron para frenar la pelea y que haya que lamentar víctimas. Lo que hicimos fue sacar a ambos grupos y negarles la posibilidad a los dos que levanten los puestos. Así que la calle Tilcara quedó abierta al público", explicó Ordaz a Info Región.

La calle está ubicada frente a la puerta de ingreso del paseo de compras Urkupiña, que es un lugar propicio para levantar los armazones de los puestos y después alquilarlos. Ese objetivo puso en el centro de la escena la pelea de ayer.

Desde el Foro de Seguridad de Budge, Susana Ledesma manifestó que ellos intentaron actuar "como mediador" entre uno y otro para poner paños fríos al asunto.

"Acá los carreros quieren armar los puestos en la calle ya que a muchos de ellos los despidieron y quieren buscarse la vida. Ayer cuando los chicos quisieron poner algunos puestos se encontraron en la puerta de una pelea pero intervino la policía y todo se calmó", sostuvo Ledesma.

La policía advirtió que tratará de implementar operativos de control aunque pidió que se tome una medida que erradique el conflicto por completo.

"Hasta que no haya una solución desde otro ámbito o se determine una ordenanza o algo por el estilo van a continuar los enfrentamientos. Cuando la feria cierra se calma todo pero cuando se inician los días de feria todo vuelve a empezar", indicó el capitán.

Todo comenzó en junio cuando un grupo de trabajadores denominados "carreros", que se encargan de llevar la mercadería a los puestos de La Salada, realizaron una sentada en una de las calles adyacentes a la feria. Según explicaron, protestaban porque "los puesteros habían resuelto incorporar depósitos propios para la mercadería", situación que los dejaría sin trabajo. Además, indicaron que "semanas atrás ya fueron despedidos algunos trabajadores". Ante la posibilidad de perder su fuente laboral, pidieron instalar nuevos puestos en los alrededores del predio para poder rentarlos.

Fue entonces cuando puesteros intentaron ingresar al paseo de compras y se enfrentaron a pedradas con los "carreros". Además, hubo quema de neumáticos sobre la calle.

Comentá la nota