El brutal asesinato conmovió a toda la comunidad

Dos delincuentes, de 21 y 18 años, están acusados de ser los autores del crimen de Javier Sampino (33). El taxista fue asesinado de un certero disparo en el pecho, cuando era asaltado por ambos individuos, que luego fueron detenidos.

Javier Sampino (33) bajó de su Fiat Siena mientras hablaba por teléfono con su novia Leticia. Eran casi las 3 de la madrugada y había intentado conseguir algunos viajes en la periferia de Mar del Plata sin éxito. Con el taxi no sólo sostenía a sus tres hijos que vivían en La Plata sino que además solventaba los gastos de su carrera de educación física con la cual pretendía abrir un nuevo panorama laboral en el futuro. Pero Sampino no imaginó que todo se acabaría tan rápido, no imaginó que esos dos jóvenes de 21 y 18 años que se acercaban lo irían a asaltar y a matar de un disparo en el pecho.

El asesinato del taxista Sampino, ocurrido en la madrugada de ayer y por el cual fueron detenidos los dos individuos -el mayor de ellos con antecedentes recientes-, generó una de las más violentas reacciones sociales de los últimos tiempos y obligó al gobernador Daniel Scioli a modificar su agenda y mantener reuniones en la ciudad con el intendente Gustavo Pulti, el ministro Carlos Stornelli y el jefe de la policía, Juan Carlos Paggi.

Anoche el fiscal Mariano Moyano cumplió con la diligencia de toma declaración indagatoria a ambos acusados del brutal crimen, pero no obtuvo respuesta: amparado en sus derechos, los dos individuos se negaron.

Durante todo el día de ayer, tanto taxistas como familiares de víctimas de otros hechos se manifestaron en distintos sectores de la ciudad, primero frente a la municipalidad y luego en la sede de Prefectura, donde el gobernador Scioli, Pulti, Paggi y Stornelli mantuvieron una reunión y anunciaron medidas para reforzar la seguridad.

Anoche, en un avión especialmente aportado por el gobierno policial, fue trasladado el cuerpo de Sampino hacia la ciudad de La Plata, de donde era oriundo y donde recibirá sepultura. Poco antes, los médicos forenses entregaron al fiscal Moyano un informe en el cual se especificaba que la muerte del taxista se había producido por un certero disparo en el pecho.

Detenerse y morir

Sampino, que vivía en Mar del Plata desde hacía más de 4 años, recorría a las 3 de la madrugada de ayer una zona del barrio Jorge Newbery considerada peligrosa por un hecho puntual que la policía no puede desconocer: hoy a las 11 estaba prevista una reunión entre vecinos y el comisario Pereyra de la comisaría sexta. Pero Sampino, urgido por la necesidad fisiológica de orinar, no tuvo en cuenta el riesgo de detenerse y así lo hizo, en la calle 220 y Luro.

Segundos antes de frenar, se comunicó telefónicamente con su novia Leticia, y mantuvo una breve conversación cuando descendía del automóvil. Según el relato efectuado posteriormente por la mujer, Sampino se sorprendió por la aparición de dos individuos jóvenes, quienes armados lo intentaron asaltar.

Las circunstancias bajo las cuales se desarrollaron los hechos inmediatos son materia de investigación, aunque está claro que el taxista recibió un disparo en el pecho. Malherido, Sampino consiguió ascender al automóvil y avanzar por la avenida Luro hasta la calle 218. Apenas pudo conducir 100 metros, pero fue entonces cuando las lesiones producidas por el proyectil le causaron la muerte. El Fiat Siena ascendió a la vereda y terminó incrustado contra una herrería.

Mientras se producía el trágico desenlace, la novia de Sampino dio aviso de lo que estaba ocurriendo al 911 y a los pocos segundos del choque, un móvil policial que se encontraba en los alrededores pudo llegar hasta allí.

Los policías observaron el automóvil y también que a poca distancia dos individuos huían a pie. A bordo del patrullero, los uniformados siguieron a los dos jóvenes, a los que lograron detener. Durante la breve persecución, uno de ellos, quien posteriormente resultaría ser el menor de los dos, se deshizo de un elemento arrojándolo hacia una vivienda. Los policías lo recuperaron: era una pistola calibre 9 milímetros.

Otros policías que se movilizaron en apoyo pudieron ver que el panorama era trágico, pero no quisieron aventurarse en un primer momento y solicitaron asistencia médica. Sin embargo, minutos más tarde y antes de que pudiera hacerse presente un médico, los propios policías constataron el deceso de Sampino.

Los peritos de la Policía Científica hallaron en el lugar del hecho dos vainas servidas calibre 9 milímetros como así también los vidrios rotos de la luneta del auto de Sampino. Cuando fue periciado el taxi no pudo ser hallado ningún otro proyectil.

Antecedentes

Tras atraparlos, la policía condujo a los dos individuos a dos patrulleros diferentes y los retuvo allí. Esto provocó que los taxistas que empezaban a agruparse en torno a ellos ganaran en indignación. Conocedores ya del deceso de Sampino, los incidentes no tardaron en llegar (ver aparte).

Una vez en la comisaría cuarta, los dos jóvenes aprehendidos fueron identificados como Guillermo Daniel Ordóñez (21) y Martín Villagra (18).

Ordóñez tenía un antecedente por tentativa de robo del 15 de marzo pasado, cuando fue apresado por la policía en momentos que intentaba robar, junto a dos menores de edad, el estéreo a un automóvil estacionado en Formosa al 3000.

Debido a que Ordóñez y sus cómplices habían roto el vidrio de la ventanilla, activaron la alarma y eso puso en aviso a un efectivo policial que finalmente los detuvo. La causa por "tentativa de robo simple" recayó en el fiscal de menores Marcelo Yañez Urrutia, pese a la mayoría de edad de Ordóñez. La Justicia de menores absorbe en esos casos la totalidad de la causa. Finalmente, por decisión de la jueza Lucrecia Bustos, del juzgado de Garantías 6, se acordó la "suspensión del juicio a prueba" de Ordóñez. Luego de cuatro días en el penal de Batán, Ordóñez recuperó su libertad.

Tanto Ordóñez como Villagra quedaron alojados en la comisaría 4 de Mar del Plata a la espera de ser indagados por el fiscal Moyano. Este trámite se produjo a las 19 de ayer, aproximadamente, pero ninguno de los dos aprehendidos lo hizo.

El hecho fue calificado -con respecto a ambos- homicidio en ocasión de robo, agravado por el empleo de arma de fuego, y en el caso de Villagra se agrega la tenencia de arma de guerra ya que fue él quien la arrojó al piso cuando lo perseguía la policía.

Ahora el fiscal Moyano solicitará al juzgado de garantías en turno que la aprehensión se convierta en detención y luego tendrá 15 días para pedir la prisión preventiva.

El último trámite que efectuó Moyano anoche fue la recepción del informe preliminar de la operación de autopsia, el cual consignó que el deceso de Sampino se produjo a raíz de un solo disparo. El proyectil ingresó por la zona del tórax y salió por la espalda, y en su recorrido provocó lesiones a ambos pulmones y al corazón.

Traslado

Cerca de las las 21, una ambulancia trasladó el cuerpo de Sampino hasta el Aeropuerto de Alternativa Internacional Astor Piazzolla, desde donde un vuelo lo depositó en La Plata. Una caravana de taxis acompañó hasta la estación aérea en lo que fue la culminación de una jornada de muestras de congoja e indignación.

Comentá la nota