Brutal asalto a un colectivero en Palermo

Brutal asalto a un colectivero en Palermo
Tres menores llevaron al conductor al Planetario y le amputaron un dedo porque no tenía la llave de la expendedora de boletos
Tres menores delincuentes asaltaron un colectivo de la línea 102, en Palermo, y le cortaron un dedo al chofer porque no tenía la llave del cofre de las monedas que tiene la máquina expendedora de boletos.

Según informaron fuentes policiales, el violento episodio ocurrió anteanoche, a las 23.45, cuando tres menores abordaron el interno 5 de la línea 102 en la esquina de Las Heras y Pueyrredón, en Recoleta.

Jorge Alves, de 32 años, conducía el colectivo hacia la zona de Palermo Chico.

Después de que el último pasajero descendió en la esquina de Figueroa Alcorta y Salguero, donde finaliza el recorrido del colectivo, los menores amenazaron al chofer con armas blancas.

Además, los asaltantes lo obligaron a que continuara manejando. Lo llevaron hasta Figueroa Alcorta y Casares, al costado de las vías del ferrocarril Belgrano.

Eduardo, el hermano de la víctima, precisó: "Los agresores se pusieron detrás de Jorge. Le empezaron a dar golpes en la espalda con un cinturón. también le pegaron en la cabeza. El no está en condiciones de hablar con nadie".

A partir de la reconstrucción del hecho realizada por la policía se pudo establecer que, al llegar a Figueroa Alcorta y Casares, los menores le exigieron al chofer que entregara las llaves del cofre con monedas, que tiene la máquina expendedora de boletos.

Pero el chofer no podía cumplir con esa exigencia porque, por cuestiones de seguridad, no llevaba la llave. Entonces, los asaltantes se pusieron violentos, sujetaron el chofer, tomaron su mano derecha y le cortaron una falange del dedo índice.

Lo dejaron herido y sangrando en el colectivo, le robaron su teléfono celular, 180 pesos de su billetera y huyeron.

A pesar del dolor, Alves manejó hasta la Avenida del Libertador y Lafinur, donde fue socorrido por dos policías de la comisaría 53a.

La víctima fue trasladada en una ambulancia hasta el hospital Fernández, donde le pararon la hemorragia. Horas más tarde, fue derivado al hospital Español, en San Cristóbal.

Allí, el doctor Juan José Gauna, médico cirujano y traumatólogo, dijo a LA NACION: "El paciente quedó muy shockeado, dolorido y angustiado. La amputación fue en la punta del dedo. Ahora, hay que esperar que se cicatrice la herida y que comience una rehabilitación".

Sergio Andrada, delegado gremial, enfatizó: "Estamos viviendo tiempos muy violentos. Es una salvajada lo que le hicieron a nuestro compañero".

Ayer a la mañana, en la línea 102, se realizó un cese de actividades durante dos horas, en reclamo de una mayor seguridad para los choferes y usuarios.

"Vine a solidarizarme con "El Pollo" -así le dicen sus compañeros a Alves- . Tendrían que colocar urgente en los colectivos cabinas blindadas de seguridad", dijo ayer un colega de Alves, en la puerta del hospital.

Hasta anoche, según informó la Policía Federal, no se había logrado detener a ningún sospechoso por este episodio, que quedó a cargo del fiscal penal Aldo de la Fuente.

Julieta Bravo

Otros casos

3 de junio de 2008

Alfredo Gotilla, de 42 años, chofer de la línea de colectivos 271, que cubre el recorrido entre los partidos bonaerenses de Avellaneda y Lomas de Zamora, fue víctima de una brutal golpiza y la amputación de dos dedos, con el objetivo de asaltar su unidad. Los atacantes lograron robarle una campera, un celular y sus zapatillas. A pesar de los intentos médicos, no le pudieron reimplantar los dedos.

21 de septiembre de 2008

Roberto Gabriel Fernández, chofer de la línea 278, que une el Balneario de Quilmes con Lanús, sufrió la amputación de una falange de un dedo de su mano derecha, después de ser atacado con un cuchillo por tres ladrones que simularon ser pasajeros. Los delincuentes le sacaron el reloj, unas monedas y las zapatillas. Según relató el chofer, los hombres estaban ebrios cuando lo asaltaron.

30 de septiembre de 2008

Alejandro Quiroz, chofer de la línea 365, fue atacado por dos delincuentes mientras realizaba su recorrido habitual, en el partido bonaerense de Pilar. Luego de ser asaltado, los hombres le amputaron dos dedos de su mano izquierda con un machete.

Comentá la nota