Brusco freno de las exportaciones provinciales

Córdoba fue la quinta provincia con la mayor desaceleración en sus ventas externas, con una caída de 270 millones de dólares en el incremento interanual promedio estimado.
Las exportaciones de la provincia de Córdoba sufrieron durante el mes de octubre el primer impacto directo de la crisis económica internacional: crecieron apenas 11,5 por ciento interanual, contra un aumento acumulado del 56,2 por ciento en el período enero/setiembre de 2008. Esto implica que la desaceleración fue nada menos que de 44,6 puntos porcentuales, según datos de la consultora abeceb.com en base a cifras oficiales. La magnitud de este freno coloca a Córdoba en el quinto lugar entre las provincias que sufrieron la mayor de-

saceleración en porcentaje, tomando como base el monto de sus ventas externas, detrás de Santiago del Estero, Catamarca, San Juan y Chaco, las jurisdicciones de peor desempeño durante ese mes. Sin embargo, si se toman los valores absolutos de las exportaciones provinciales, se puede dimensionar cuán drástica ha sido la reducción de la actividad exportadora en la provincia: durante el año anterior Córdoba exportó 7.235 millones de dólares, es decir, un promedio estimado de 603 millones mensuales.

La desaceleración de octubre implicó que el incremento de las colocaciones en el exterior se redujera de un promedio de 336 a 67 millones de dólares, esto es, la pérdida de unos 270 millones de dólares mensuales. Si se anualiza esta cifra, se observa que las ventas externas dejarían de crecer unos 3.228 millones durante los próximos doce meses. Sin embargo, esta cifra es muy conservadora. La situación de hecho será mucho peor; fuentes vinculadas al comercio exterior indicaron a este medio que durante noviembre las ventas externas incluso podrían haber caído en relación a igual mes del año anterior, y similar panorama se espera para diciembre. Hay que tener en cuenta que durante octubre comenzó un fuerte descenso en los volúmenes exportados, pero a partir de noviembre también comenzaron a declinar severamente los valores de los productos exportados, especialmente en el caso de las commodities agrícolas.

Córdoba fue impactada de lleno por la caída de las ventas del complejo agroindustrial sojero y la disminución de las exportaciones industriales, en especial, las colocaciones vinculadas al sector automotor.

Panorama complicado

Según el informe de abeceb.com, de las 24 jurisdicciones (23 provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires), 18 afrontaron una desaceleración de sus exportaciones en el mes de octubre y entre ellas, cinco sufrieron una caída interanual en valores.

Indica el estudio que “las provincias de mayor dependencia tanto hacia determinados productos que sufrieron fuertes caídas de precios como también hacia países destinos que más están sintiendo la crisis internacional son las que se presentan más sensibles”.

Entre las principales bajas se encuentran Santiago del Estero y Catamarca, tal como se advertía en un informe anterior acerca de su alta dependencia a la soja en la primera y al cobre en la segunda. En ese último caso, además se agrega que más del 50 por ciento de las ventas de Catamarca se destinan a Estados Unidos, la Unión Europea y Japón, zonas que ya comienzan a sufrir períodos de recesión.

En el caso de Catamarca, la caída es por excelencia la más profunda. La dependencia de las exportaciones del cobre de esta provincia hace revertir su suerte ante períodos de desplome en los mercados de dicho producto y su precio internacional. De hecho, el 90 por ciento de sus ventas externas corresponden a este producto.

La concentración en los porotos de soja en Santiago del Estero también hizo sentir los vaivenes del mercado. El 53,1 por ciento de sus exportaciones corresponden a dicho grano, que en el mes de octubre sufrió una caída interanual del 26,5 por ciento en valores.

En Santa Cruz han afectado las mermas de las ventas de camarones y langostinos y de oro para uso no monetario. En el caso de Salta, la baja se explica por las menores exportaciones de naftas para petroquímica y de porotos de soja.

En Santa Fe la concentración en el complejo sojero es mayor, donde las caídas para las exportaciones de estos productos se dan principalmente en cantidades. Entre harina, aceite y porotos de soja representan más del 63 por ciento de las exportaciones de esa provincia y esos dos últimos productos han sufrido un retroceso en cantidades de entre 45 por ciento y 50 por ciento.

Comentá la nota