Bruno habló del regreso a clases y la labor de los docentes en la prevención de la gripe

El director del Hospital Municipal, Gustavo Bruno, se refirió al reinicio de las clases y el rol que cumplirán las maestras en cuanto a la detección de chicos con síntomas de gripe.
En ese caso, deberán comunicarse con los padres, y si no es posible encontrarlos, tienen la autoridad y responsabilidad de derivar al chico al Hospital Municipal para determinar la gravedad del cuadro.

El funcionario fue uno de los participantes de la reunión con directores de instituciones educativas y de todos los niveles, que se realizó el pasado jueves en la Escuela Nº 6.

Regreso a clases

Bruno señaló a la prensa: "La vuelta a clases hay que tomarla con alegría y entusiasmo, porque es una forma de volver a una situación normal absolutamente necesaria para los chicos, pero además tenemos la obligación de cuidarlos adentro de las escuelas, ya que son grupos con alta capacidad de contagiarse".

"La vuelta a clases es fundamental porque el proceso educativo no debe detenerse. En el contexto de esta epidemia, y viendo los resultados que obtuvimos de las medidas que se fueron tomando, como la suspensión de las clases, ahora la prioridad es tomar las medidas de prevención y precaución desde los establecimientos educativos, instituciones sanitarias y de la población en general".

El director de Hospital remarcó que "la gripe llegó para quedarse y esto está demostrado a nivel de país. La Organización Mundial de la Salud lo ha remarcado, no necesitamos la confirmación del Instituto Malbrán para saber qué tenemos casos de pacientes con gripe A, hubieron fallecidos…

Hablar claramente significa decir que la gripe A está instalada entre nosotros y debemos convivir con ella".

En este sentido, puntualizó que "es necesario extremar las medidas de higiene y prevención, que, si bien es cierto no la derrotaremos, por lo menos minimizaremos los efectos".

En la escuela

El director del Hospital subrayó que "además de la tarea que los docentes deben realizar, que es mucha, se transformarán en agentes sanitarios. Esto significa que será el encargado de identificar al chico cuando llega a la escuela".

"Seguramente le generará alguna duda, pero tendrá la posibilidad de consultar con los padre sobre la salud del chico y si la duda persistiera, tiene toda la autoridad y responsabilidad que ese alumno debe ser evaluado por el médico de cabecera o del Hospital Municipal para que confirme su estado de salud".

Opinó que esto puede ser tomado como una medida extrema, "lo que pasa es que el niño puede contagiar un aula entera, la velocidad de este virus es muy alta. En 15 días tuvimos el pico máximo de contagio en la provincia de Buenos Aires. Por eso no es una situación menor extremar los recaudos".

Hizo un llamado a los padres para que, si detectan que su hijo tiene algún síntoma gripal, antes de llevarlo a la escuela, que lo hagan ver por un médico. "De esa manera se evitará un posible contagio. Si una maestra detecta a un chico con síntomas de enfermedad respiratoria, debe ser derivado a un centro médico, por supuesto con el consentimiento de los padres".

"Y si los padres no estuvieran disponibles o no se pudiera contactarlos -continuó-, desde el Hospital estamos a disposición de la escuela para enviar un equipo de salud, evaluarlo y determinar su estado sanitario".

Bruno agregó que, si un niño está sano pero un familiar tiene gripe, no hay ningún problema para que concurra a clases. "El chico está enfermo cuando manifiesta los síntomas. No hablamos de un supuesto contagio, por más que sea con un familiar".

"Lo que sería importante es que ese familiar acuda a un centro médico para ver el grado de afección que tiene, pero no vamos a discriminarlo porque convive con un pariente enfermo", enfatizó.

Comentá la nota