Les brujeries.

Les brujeries.
SELECCION NACIONAL: Diego llegó a Francia y, más allá del recibimiento de las fans, tuvo una mala noticia: Verón, lesionado, no viajó. Debe cambiar el plan.
Las sirenas que retumbaban por las calles de Marsella, ésas con las que la escolta policial motorizada le abría paso a la delegación argentina desde el aeropuerto Marseille Provence hasta el Pullman Palm Beach, donde se hospeda la Selección, eran también una señal de alarma para Diego Armando Maradona. Paradójico: justo en la ciudad natal del gran Zinedine Zidane, Diego se enfrenta a un contratiempo tras otro para tener un enlace en el equipo que pondrá el miércoles a las 18 contra Francia.

Ayer, en la escala que la delegación argentina hizo en Madrid antes de tomarse el vuelo rumbo a Marsella, el DT de la Selección se anoticiaba de la lesión de Juan Sebastián Verón. Y con esa nueva mala noticia le nacía otro problema a resolver para el choque del Velodrome. El plan original de Diego era entregarle la conducción a Riquelme. Su idea era tenerlo a Román como abastecedor de un Messi al que no piensa moverlo ni un pelito de su rol barcelonés. En definitiva, lo que el Diez quería era estrenar en su ciclo a una dupla por la que apuesta fuerte, esa gran pequeña sociedad que le puede dar a su equipo el salto de calidad respecto de otras potencias. Pero la historia es conocida: el calendario de la TV pudo más que el deseo y la necesidad del mejor jugador de todos los tiempos. Y Romy sólo voló a San Salvador de Jujuy.

Sin Riquelme, Maradona comenzó a barajar dos opciones para el rol de enlace: Tevez (porque el puesto de 9 es de Agüero) o Verón. Pero tras analizar los videos de los últimos partidos de Francia, sobre todo del 0 a 0 frente a Uruguay en noviembre pasado, Diego comprendió que la clave del choque con los galos estaba en ganar la batalla del medio. Por eso, se decantaba por la Brujita más que por Carlitos. Con Mascherano de volante central y Gago por izquierda como máximos responsables de la contención y con Maxi por la banda derecha, Maradona suponía que Verón podía desdoblarse tanto en cuestiones creativas como de marcación. Ahora hay que ver qué hace el Diez.

Se empezará a develar hoy a las 18, cuando la Selección haga su primera práctica en Marsella, la ciudad que se jacta de ser la más pasional del país en lo que a fútbol se refiere, aunque el frío y el viento se empeñan en esconder esa calidez. Será una prueba con casi todo el plantel completo (sólo faltarán Montenegro, Papa y Angeleri, que estarán aterrizando a la misma hora). Rolfi, Di María y Lucho González se presentan como opciones para el plan del DT. Aunque parecería picar en punta Tevez, un jugador al que Diego quiere mimar para tenerlo motivado e indemne de sus idas y vueltas en el Manchester.

Comentá la nota