El bruerismo no pasó la "prueba de archivo” pero aprobó la reconversión de centros comunales

En una sesión plagada de debates y chicanas políticas, el bloque bruerista en el Concejo Deliberante finalmente logró aprobar, con el voto positivo de 16 concejales contra 7, el proyecto de ordenanza que impulsa la rejerarquización de delegaciones comunales en el partido de La Plata, una polémica iniciativa delineada por el edil oficialista Cristian Vicent.
Tras rendir un homenaje de rutina por el 25° aniversario de la recuperación de la Democracia, el cuerpo deliberativo comenzó a tratar el despacho de las comisiones de Planeamiento e Infraestructura Urbana y Legislación, Interpretación y Acuerdo –punto n° 3 del orden del día-, por el que desde ahora los subcentros comunales de Arturo Seguí y el Peligro se “independizarán” de la delegación de Villa Elisa y pasarán a ser centros comunales y la localidad de Arana se constituirá en delegación municipal.

La iniciativa había provocado el rechazo de algunos vecinos de esa localidad ubicada en la periferia norte de la capital bonaerense, y el recinto de sesiones suscitó posturas diversas entre los bloques.

Primero fue el titular de la Coalición Cívica, Oscar Negrelli, quien al adelantar la postura negativa de su bloque argumentó que la iniciativa “está totalmente alejada de la realidad de los vecinos, porque el nivel de debate es nulo y no hay aportes concretos. No hubo debates en la asamblea participativa de los vecinos de Villa Elisa y pareciera que la opinión de la gente no importa”, dijo en su intervención.

Negrelli también sugirió que la intención del Ejecutivo es elevar el rango de los subdelegados a delegados según las conveniencias territoriales. “No vamos a ser cómplices de decirles a los vecinos que esto es para mejora su calidad de vida”, redondeó.

Cristian Vicent, autor del proyecto, lo definió como “un reordenamiento administrativo para jerarquizar los barrios, la función de los subdelegados y para dotar de mayor equipamiento a las delegaciones”.

A su turno, el titular del bloque FpV-PJ –alakismo- José Arteaga, anticipó el voto en contra. “Valoramos las expresiones de Vicent pero vamos a anticipar la postura negativa. Desde nuestro punto de vista como aporte es una herramienta que no alcanza y no modifica nada de lo vigente, salvo la creación de la delegación de Arana que es valiosa”.“El municipio necesita una mayor descentralización por el crecimiento del casco urbano y de los barrios de la periferia”, añadió.

Los trapitos al sol

Ante la sorpresa de muchos, el edil Oscar Vaudagna –quien durante el año acompañó la mayoría de los proyectos oficialistas- avaló “a medias” la iniciativa impulsada por Vicent y después de argumentar que no coincidía con “el criterio de división de las delegaciones porque habría que empezar a dividir barrios populosos como Villa Elvira y Los Hornos en zonas rurales y urbanas”, puso al desnudo la contradicciones internas del bruerismo y creó la duda sobre su hasta ahora condición de “aliado”.

El edil mocionó el tratamiento en comisión de los expedientes 27436 –9 de marzo de 1998- y 32882 –11 de abril del 2000-.

El primero, cuyo autor, en ese momento en condición de concejal, es el intendente Pablo Bruera, convocando a una consulta popular para elegir a los delegados administradores de los distintos centros comunales.

El segundo –autoría del por entonces concejal y actual Secretario de Gestión Pública, Jorge Campanaro, junto a los ex legisladores Dardo Pérez y Marcelo Viñes- para convertir a los centros comunales en “entres Descentralizados con presupuesto propio”.

El bloque oficialista –mayoría en el Concejo- votó en contra del tratamiento de ambos proyectos, con lo que quedaron en “off side” las propias palabras de Bruera, quien en su discurso inaugural de inicio de sesiones, entre otros aspectos, destacó la importancia de llevar a cabo durante sus primeros años de gestión la elección directa de administradores comunales y ponderó la autonomía de recursos de esas unidades de gestión barriales.

En medio del desconcierto de muchos de los ediles brueristas, la titular del bloque, Susana Gordillo intentó justificar las bondades del nuevo organigrama de los centros y al tiempo que chicaneaba a Negrelli, acusó al bloque alakista –del que fue parte hasta mediados del 2007- de “no haber hecho nada por las delegaciones en 16 años de gestión”.

Desde el otro lado del recinto, Negrelli recogió el guante y en tono irónico replicó: “Yo estoy acá como concejal electo por el partido que me propuso y no me cambié de bando. Tampoco soy concejal suplente que reemplazo a un funcionario –un tiro por elevación para otra edil del bruerismo-“. (www.agencianova.com)

Comentá la nota