Bruera-Pérsico, la sociedad cooperativista

La pelea con el Gobierno nacional produjo que el intendente de La Plata, Pablo Bruera, deba afianzar las relaciones políticas para un nuevo mandato en la capital provincial.

Uno de sus aliados es el titular del Movimiento Evita y funcionario de Desarrollo Social de la Nación, Emilio Pérsico.

Ambos lograron aceitar el plan de cooperativas que lanzó la presidenta Cristina Fernández hace poco menos de dos meses atrás.

Según explicó a LaTecla.info el concejal de la Coalición, Oscar Negrelli, "hay dos tandas de cooperativas en la ciudad: una regenteada por el Movimiento Evita, que se ocupa de la reparación de veredas, y aguas más trabajo; y otra manejada por los punteros políticos de Bruera, que se encargan de las cooperativas de limpieza".

Negrelli indicó además que "esos punteros brueristas son Gabriel Céspedes, vicepresidente del Concejo Deliberante, los hermanos Bruera y el personal del área de Acción Social".

Lo llamativo es que Céspedes siendo funcionario público maneja la cooperativa "Melchor Limitada". "El es el responsable político de la cooperativa", aseguró Negrelli.

Pero el edil encendió más la polémica al afirmar que "los sueldos de los cooperativistas se pagan en mano y en un sobre. Los punteros van a los barrios en camioneta, llevan el dinero y se los entregan a los trabajadores".

"Con esta modalidad se queda dinero en el medio, es decir, para los punteros, se declaran horas extras de más, entre otras cosas", continuó.

Cabe recordar que los salarios de los cooperativistas debían ser percibidos por Banco Nación a través de una tarjeta.

"La relación entre Bruera y Pérsico es la caja. Utilizan los puestos de trabajo como clientelismo político y si los trabajadores no van a los actos son echados", denunció Negrelli.

El concejal sostuvo, por último, que "presentaron varios pedidos de informes para conocer las órdenes de pago, la constitución de las cooperativas y las actas que se hicieron, pero nunca respondieron a nuestros pedidos".

Comentá la nota