Bruera, la necesidad de hacer caja y las viviendas del poder

Como se sabe, en los comicios de junio el intendente Pablo Bruera volvió a jugar a dos puntas y el Frente para la Victoria sufrió una nueva derrota en la capital bonaerense, por lo que a demasiado tiempo de esa instancia de ruptura, la necesidad de autofinanciamiento se convirtió en el dato político de la semana.
Con la certeza de que el acceso a la caja kirchnerista está cada vez más complicado, un nuevo incremento de la tasas SUM (Servicios Urbanos Municipales) es evaluado por el Ejecutivo –¿por recomendación de Santiago Montoya?- como forma de compensar la falta de fondos frescos de Nación.

Por eso, y por la búsqueda de mayor independencia económica por parte de la comuna, los contribuyentes platenses volverán a sufrir en su economía doméstica los alcances de un nuevo tarifazo, que, sin lugar a dudas, ya comenzó a generar polémicas en sectores de la oposición.

Sería la segunda vez que Bruera ensaya un aumento impositivo. La primera a mediados del año pasado, tan sólo unos meses después de asunción al frente de la comuna, en diciembre del 2007.

Desde el oficialismo argumentan que desde 1999 no se realiza una actualización de la valuación fiscal de los inmuebles y estiman que esto le permitirá un adicional en las arcas municipales de unos 20 millones de pesos anuales, con lo que por dicho concepto se obtendrá una suma total de 80 millones.

Y, en ese sentido, durante la semana, la comisión de Hacienda –presidida por Teresa Razzari- comenzó a estudiar la propuesta del Ejecutivo con el fin de modificar la Ordenanza Fiscal Impositiva.

El proyecto de ordenanza también prevé una suba en la Tasa de Seguridad e Higiene y con miras a garantizar recaudaciones futuras, contempla nuevos incrementos cada vez que la provincia de Buenos Aires aumente el impuesto Inmobiliario.

Mientras tanto, el oficialismo ya delineó otra iniciativa que apunta claramente a elevar el nivel recaudatorio. Se trata de la creación de una oficina de locaciones. Una herramienta mediante la cual la comuna podrá obtener réditos económicos a partir del cobro de una especie de alquiler a los emprendimientos fílmicos que pretendan desarrollarse en los espacios públicos de la ciudad.

Por eso las comisiones de Hacienda y Legislación ya aprobaron el despacho que podría tratarse en el recinto en las próximas semanas.

Lo que llamó la atención de más de uno fue que el proyecto elaborado por la concejal oficialista que responde al Movimiento Evita, Silvana Soria, se asemeja significativamente a uno –tal como difundiera Agencia NOVA oportunamente- el año pasado por el concejal ex alakista y actualmente de Unión Pro, José Ramón Arteaga.

No es la primera vez que un proyecto de otro autor que había sido descartado con anterioridad se resucita de los cajones de algún despacho por un concejal.

Intendente por unos días...

Cuando todo hacía prever que en una nueva sesión del Concejo las polémicas iban a ganar el escenario legislativo –tal como ocurriera en las últimas deliberaciones-, el pasado miércoles en el recinto escasearon las situaciones conflictivas entre los concejales.

El dato de color fue el reemplazo de Javier Pacharotti en la presidencia del cuerpo, que estuvo a cargo de Gabriel Céspedes en su carácter de vicepresidente 2º. Es que el titular del deliberativo tuvo que hacerse cargo del Ejecutivo debido a la ausencia de Bruera, cuyo viaje a España disparó las más diversas suspicacias

Es la segunda vez en lo que va del mandato que Pacharotti tiene que reemplazar a su jefe político, quien en tierra ibérica ya dejo inaugurada "la Casa de La Plata" en Madrid y mantiene una serie de reuniones protocolares con distintos referentes políticos de otras regiones españolas como Barcelona y Zaragoza. (www.agencianova.com)

El Brueragate y otra denuncia

Como vino informando Agencia NOVA en sus sucesivas publicaciones sobre el Brueragate, el menor de los hermanos del intendente, Mariano Bruera, continúa en el ojo de la tormenta a raíz de supuestos "manejos discrecionales" de dinero -www.agencianova.com/nota.asp?n=2009_9_26&id=11335&id_tiponota=4.

Este medio tuvo acceso a una presentación judicial en la que, de forma anónima, vecinos de Tolosa involucran al "clan Bruera" en su conjunto.

Breve crónica sobre "las viviendas del poder"

En la Localidad de Tolosa promediando la década del 80, el Fonavi (Fondo Nacional de Viviendas) comenzó a construir en la calle 19 y 526, un complejo habitacional de 550 departamentos.

Las familias que se anotaban debían cumplir con ciertos requisitos, el principal y excluyente era no tener propiedad ni recursos como para poder acceder a una vivienda propia, y estaban destinados a madres solas con hijos, discapacitados, jubilados, ex combatientes y familias numerosas.

Todos debían presentar recibo de sueldo o certificación de ingresos que garantizaran el pago de la cuota. Se enviaron asistentes sociales a los domicilios y fueron seleccionados 550 titulares y 550 suplentes. El Instituto de la Vivienda comenzó a entregar las chequeras de pago, y la fecha de entrega era para fines de 1991.

Por razones políticas, económicas, y contractuales la obra se paralizó varias veces, hasta que llegó un momento que se abandonó totalmente. Pero las cuotas se siguieron cobrando año tras año. Cuando se pedía información la respuesta era "que no se iba a hacer más y que el que quería retirar la plata podía hacerlo", por supuesto no se le entregaría la totalidad ya que se le debería retener un porcentaje por gastos administrativos, además debían firmar un documento donde renunciaban al derecho a la vivienda.

Algunas personas con situaciones personales desesperantes retiraron el porcentaje de dinero que les devolvían, otras siguieron pagando, otras simplemente suspendieron los pagos sin renunciar a su derecho.

Pasaron 20 años, y en ellos pasaron intendentes, gobernadores y presidentes, y este monstruo habitacional de 4 manzanas convertido en ruinas, fue el caballito de batalla de cada campaña política.

Desde aquel entonces un grupo de pre adjudicatarios lucharon para que el proyecto se retome y en el año 2007 el entonces el intendente Julio Alak retomó la obra con fondos federales, pasando a ser un proyecto conjunto entre la Presidencia de la Nación, la Gobernación de la Provincia y la Intendencia de la Plata,

Desde entonces unas 260 viviendas se entregarían en dos etapas; la primera se llevó a cabo el 19 de noviembre de 2007, la segunda fue proyectada para marzo 2008. De aquellos 550 titulares y 550 suplentes solo se presentaron a reclamar por su derecho no más de 130, el resto fue re adjudicado a otras familias.

En las elecciones últimas como en todas las anteriores las casas de este barrio fueron prometidas por muchos partidos políticos a cambio del voto, sin importar que las mismas tuvieran dueños legales que pagaron por ellas.

Alak perdió la elección pero dejó la totalidad de las casas pre adjudicadas y la nueva intendencia se quedó con una obra en construcción, totalmente adjudicada y sin viviendas para cumplir con sus promesas pre - electorales.

El listado de pre adjudicatarios de la segunda etapa quedó pendiente de aprobación del Concejo Deliberante, y ahí empezó nuevamente el calvario para los pre adjudicatarios.

Las nuevas autoridades a cargo de la oficina de Emergencia Habitacional hicieron una exhaustiva investigación de cada expediente, encontrando en las 130 pre adjudicaciones para la entrega a realizarse en marzo, 19 en condiciones de ser dadas de baja por irregularidades, 7 de ellas por tener otra propiedad y 12 por ser pre adjudicatarios del año 90 que habían retirado el dinero y por lo tanto renunciado al derecho a la vivienda.

"A fines de enero 2008 el informe estaba listo para ser presentado y votado, pero al oficialismo no le alcanzaban 19 casas, habían prometido muchas más, y ese compromiso no fue hecho con familias humildes, se hicieron con sus punteros políticos y con lo peor de la mafia de nuestra ciudad, delincuentes con causas penales por robo, asesinatos, tráfico de drogas...", aseguró a Agencia NOVA una fuente que por ahora prefiere quedar en el anonimato.

Esta historia no termina, no hace más que comenzar... (www.agencianova.com)

Comentá la nota