Bruera logro lo imposible: El ACyS y Unión-PRO "unidos"

Las maniobras de despegue en algunos municipios como La Plata, provocaron lo que a ningún analista se le ocurriría plantear en la lectura del ‘escenario’ previo a las próximas elecciones: un ‘acuerdo’ entre Unión-Pro de Francisco de Narváez y Mauricio Macri y el ACyS de Carrió; Stolbizer y Alfonsín.

Es que de uno y otro lado, sobre todo los candidatos en esta capital provincial, despotricaron juntos en las últimas horas por lo que describen como una "profundización" de la campaña de ‘alejamiento’ de Néstor Kirchner que lleva adelante –silenciosa pero evidente- el intendente platense, Pablo Bruera: repartir sus propias boletas del Frente Renovador Platense para la local y seccional, pero adosándoles el tramo "Nacional" de la oposición.

Desde el Acuerdo Cívico y Social juran y perjuran que se trata de la reedición de una ‘jugada’ que –es cierto- el bruerismo ya puso en marcha en las elecciones pasadas: repartir boletas recortadas del FRP con el tramo "Elisa Carrió, presidente", particularmente en el centro de La Plata donde la líder de la Coalición Cívica ‘medía bien’ a tal punto que ganó en esa franja del electorado. Aggiornada, claro, al nuevo escenario de ‘doble’ oposición para el próximo domingo que conlleva la distribución, junto a las de 'Stolbizer-Alfonsín' de las de "de Narváez-Solá" alternada según las regiones.

Creer o reventar, la lógica, según confirmaron fuentes confiables –e importantes- de uno y otro lado es tan simple como efectiva: "En calle 12 midieron la ciudad lo suficientemente bien, cuadra por cuadra, para saber donde mide bien uno y dónde el otro", dicen. Y lo hicieron con un mecanismo que no falla para medir la real intención de votos y, particularmetne, la predisposición al corte de boletas: con sobres y sábanas reales, que le entregaban al 'votante-encuestado' para que 'sufrague'.

"Y con los resultados en la mano –completan- saben como ‘repartir’ tramos nacionales de Unión-Pro o del Acuerdo Cívico y Social en función de las preferencias por de ‘Narváez-Solá’ o ‘Stolbizer-Alfonsín’ que detectaron en cada región".

Aunque arriesgada, la estrategia reconoce antecedentes en la elección anterior. Y un salvo-conducto frente a cualquier incrédulo de tanta supuesta osadía: "si se animan a repartir la boleta del FRP recortada –como además ciertamente la imprimieron- pese a que ese no era precisamente el acuerdo ya que debían ‘pegarla’ al tramo nacional del FJpV, por qué no van a acompañarla con los tramos nacionales de la oposición para disputarle, abajo, los porotos que sus adversarios locales o seccionales aspiran sumar por la tracción de sus referentes nacionales.

Comentá la nota