Bruera y el dilema de elegir un perfil electoral que sustente su gestión

Al inicio de un año en el que la gestión del intendente Pablo Bruera deberá revalidar la confianza que buena parte de la ciudadanía le confirió en las urnas en los comicios del 2007, será crucial su posicionamiento político-partidario en el marco de un calendario electoral en el que será refrendado nada más y nada menos que medio ciclo de su mandato.

El jefe comunal platense deberá definir –como ha esquivado hacerlo en los últimos años y hasta en tiempos de campaña- la orientación ideológica que le impregnará a su administración en la ciudad.

Es que el sinuoso camino hacia los comicios de octubre lo obligará a definirse entre el kirchnerismo que le podría garantizar la boleta oficial y el peronismo disidente hoy encarnado en figuras como la del diputado nacional devenido en anti K Felipe Solá, movida de la que es principal partidario el aún jefe de bancada kirchnerista en la cámara de Diputados bonaerense, Raúl Pérez, quien renueva banca en octubre.

Será un año en el que la realización de obra pública –y su necesidad de financiamiento por parte de la caja oficial de Nación- jugará un rol importante, y un eventual despegue de la figura de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner podría dejarlo a la deriva en materia económica, pero también beneficiarlo si es que se aboca a emprender un armado que le garantice un poder legítimo.

En la práctica, la decisión que adopte podría traer aparejados consecuencias inmediatas en la estructura interna de su heterogéneo gabinete y en su ala legislativa del Concejo Deliberante.

La reciente integración de cuadros políticos del castagnetismo al Ejecutivo –pos acuerdo con el ministro Carlos Castagneto en las internas del PJ- sería uno de los condicionantes, porque en los hechos esa fusión implicó, más allá de que puertas adentro no se asuma, un giro sustancial hacia el kirchnerismo.

En el recinto del Concejo Deliberante, dos de sus nueve concejales “propios” –las integrantes del Movimiento Evita Silvana Soria y Lorena Riesgo- representan al “kirchnerismo de izquierda” y la pérdida de esas dos bancas diezmarían significativamente el equilibrio legislativo que, con infinitos avatares y negociaciones de por medio, pudo alcanzar durante el movido año 2008.

A este esquema hay que agregarle que su jefe de gabinete, Santiago Martorelli, también responde al Movimiento Evita que conduce el ex funcionario felipista –fue jefe de gabinete durante el último tramo de gestión de Solá en la Provincia- Emilio Pérsico, quien apoyaría abiertamente a su ex jefe en territorio bonaerense intentando no romper lazos con el poder K.

Cambios que van tomando forma

En el Concejo también, suenan vientos de cambios en el aparentemente “planchado” primer trimestre del año. El receso veraniego no impidió que se comiencen a pergeñar múltiples movidas políticas en búsqueda de posicionamientos, sobre todo en el sector que en el plano local ya comienza a consolidarse como peronismo anti K o peronismo disidente.

En este sentido y como fue anunciado oportunamente por Agencia NOVA, el ex concejal alakista José Ramón Arteaga ya oficializó, solicitada de por medio, que jugará en las filas del diputado nacional Francisco De Narváez –en la semana se inauguró su local partidario en 7 n° 745-, quien ya comenzó a poner sus fichas en el tablero político platense y conformará un bloque en el Concejo que incluirá a los concejales Gonzalo Atanasof, Javier Scaramutti y seguramente a los ediles Enrique Caparelli y Fernanda Caffaro.

Los cuatro jugaron en buena parte del año legislativo que pasó con el bruerismo y fueron clave en la aprobación de proyectos que bajaron directamente del Ejecutivo bajo la premisa de ser aprobados a cualquier precio.

También hay rumores de que el también ex alakista Justo Aráuz se sumaría a este armado, con lo que el bloque podría quedar conformado por seis legisladores y convertirse en primera minoría, desplazando así a la Coalición Cívica de Oscar Negrelli, Susana Sánchez –autodenominados “100 por ciento lilitos”, María José Garófoli y Daniel Caferra –alineados bajo el SI –Solidaridad e Igualdad- de Eduardo Macaluse y Carlos Raimundi.-

Por otro lado y a pesar de versiones que indicaban que se alejarían definitivamente del alakismo –hoy todavía bajo la denominación FpV-PJ-, hay trascendidos que indican que los jóvenes ediles Teresa Urriza y Sebastián Tangorra continuarán referenciados con el ex intendente y actual Gerente general de Aerolíneas Julio César Alak, por lo que ese bloque –que durante el año pasado perdió a los ediles Roberto Prandini y Alberto Maya- quedaría reducido a sólo dos escaños. (www.agencianova.com)

Comentá la nota