Bruera desafió a Kirchner a que diga si le "soltó la mano"

El intendente platense, Pablo Bruera, rompió el silencio hoy en torno a su controvertida relación con el ex presidente Néstor Kirchner, tras las elecciones de junio último, y desafió al ex mandatario que diga él, si decidió "soltarle la mano" o no como consecuencia del catastrófico resultado electoral que cosechó Kirchner-Scioli en esta capital provincial.
"No sé, eso habría que preguntárselo a (Néstor) Kirchner", respondió, tajante, el intendente platense al ser consultado acerca de una supuesta decisión del ex mandatario de "soltarle la mano".

Las declaraciones del intendente platense contrastan con la diplomacia que desplegó en su visita a La Plata la semana pasada Néstor Kirchner, donde evitó fogonear esa versión: "Con Cristina (Kirchner) apoyamos a todos los jefes comunales", había dicho el ex presidente tras lo cuál aclaró que "si me invita, me reúno con mucho gusto con (Pablo) Bruera".

Esta mañana, sin embargo, en declaraciones a Radio Rivadavia, el intendente platense dejó entrever una queja pública en torno a su situación con la Casa Rosada, ya que se negó a descartar, como lo había hecho el propio Kirchner, un enfriamiento de la relación como consecuencia del último resultado electoral.

Por el contrario, dejó entrever que ciertamente existe un cortocircuito (dijo "no sé", al ser consultado sobre si le soltaron la mano desde la Nación) en la relación con la Casa Rosada, y desafió al propio Néstor Kirchner, a que blanquee esa situación: "habría que preguntárselo a Kirchner", dijo.

Bruera, se encargó de remarcar además que su generación "tiene muchos cuestionamientos con la política", y se quejó porque –dijo- "se está regalando la política a los sectores que estamos criticando".

Comentá la nota