BROWN| RECLAMO Vecinos de Loma Verde exigen la reparación de un semáforo

Los habitantes de Loma Verde, en Almirante Brown, denunciaron que "hace ya varios meses" que el semáforo que está ubicado en la intersección de Wilde y Seguí "no funciona", y aseguraron que esto "podría ocasionar accidentes".
"Sin el semáforo no se puede cruzar porque es la ley del más fuerte, y no queremos lamentar una vida", remarcó la gente.

Los habitantes del barrio Loma Verde, en Almirante Brown, se quejaron porque según denuncian "hace más de seis meses" que el semáforo ubicado en la intersección de Seguí y Wilde, en pleno centro comercial, "no funciona", y remarcaron que esto podría causar "un accidente grave".

En este marco, vecinos, comerciantes y peatones manifestaron su inquietud porque las autoridades locales "no brindan ninguna solución".

La intersección de las calles Seguí y Wilde es una de las más transitadas de la zona, ya que por allí circulan muchas líneas de colectivos, como por ejemplo la 318, la 561 y la 514 entre otras. También es un sector muy concurrido, ya que allí se encuentran instalados numerosos locales comerciales.

"Cuando recién instalaron el semáforo estuvo en funcionamiento por dos meses, luego quedó intermitente, por ese motivo llamamos al municipio para que lo reparen. En esa oportunidad vinieron a arreglarlo, pero a los pocos días se rompió nuevamente y es hasta el día de hoy que no funciona", señaló a este medio Paulo Meza, que atiene un local de música en la calle Wilde, a metros de la intersección con Seguí.

"Los días previos a las fiestas o en vísperas de un feriado se torna imposible circular por acá, ya sea en automóvil, en moto o caminando, porque encima que no funciona el semáforo nadie te respeta, se cruzan por todos lados", agregó.

La protesta de la gente es que al no funcionar la señalización los vehículos, ya sean particulares o de transporte, "circulan a gran velocidad".

"La verdad es esto es un desastre, yo tengo que cruzar todos los días con los chicos y tenemos que estar varios minutos esperando. Cuando el semáforo se encontraba en funcionamiento era todo más organizado. Es una vergüenza porque el semáforo está, no creo que sea una tarea tan dificultosa ponerlo en funcionamiento", consideró Gabriela Díaz, otra mujer de la zona.

Lo cierto es que según asegura la gente, bocinazos, frenadas e insultos son parte de la postal que ofrece la esquina, por eso exigen una solución.

"Queremos que reparen el semáforo antes de tener que lamentar un accidente grave. No queremos lamentar una vida por algo tan insignificante", concluyó Omar López, que también vive en las inmediaciones.

Comentá la nota