Brown y Lula aspiran a un fondo mundial

El británico y el brasileño quieren destinar u$s 100.000 millones para reactivar el comercio. Para Lula "la crisis fue creada por blancos de ojos azules".
El primer ministro británico, Gordon Brown, y el presidente brasileño, Lula da Silva, propusieron este jueves la creación de un fondo mundial de 100.000 millones de dólares para reactivar el comercio en medio de la crisis financiera global, crisis que, según Lula, fue creada por "gente blanca y con ojos azules".

"Necesitamos una tranfusión hacia la economía mundial, y le pediré a la cumbre del G-20 la próxima semana que apoye una expansión financiera global de 100.000 millones para ayudar al comercio en todas partes del mundo", dijo Brown en Brasilia, donde fue recibido por el presidente brasileño.

Esta propuesta será presentada a la próxima reunión del G20, en Londres, el 2 de abril. Las cuotas que aportaría cada país de ser aprobado ese fondo, serán discutidas durante la cumbre de mandatarios. Brown llegó este jueves para una visita de 24 horas a Brasil, que comenzó en la capital y seguirá por la tarde en Sao Paulo.

LULA Y LAS RAZAS. El presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, exigió este jueves que los países industrializados asuman su responsabilidad en la superación de la actual crisis financiera mundial, que fue creada por "gente blanca y con ojos azules".

En la rueda de prensa conjunta con Gordon Brown, Lula volvió a defender un sistema de regulación del sistema financiero internacional. "No es posible que, en una sociedad en la que uno al entrar a un centro comercial o al aeropuerto es filmado y está siempre bajo vigilancia, el sistema financiero no sea vigilado y no tenga una regulación", sostuvo.

El mandatario brasileño volvió a atacar el proteccionismo, que comparó a "una droga": "Si no actuamos correctamente, vendrán la recesión, el desempleo y más inestabilidad", sostuvo Lula, quien calificó de "extremadamente productiva" la reunión de una hora que sostuvo con Brown.

El líder del Partido de los Trabajadores aseveró que espera buenos resultados del G-20."Esa reunión que haremos en Londres es histórica, porque el pueblo espera mucho de ella. Si cometemos el error de usar esa reunión para fijar otra reunión, podremos perder credibilidad y la crisis se profundizará. Él (Brown), otros líderes mundiales y yo sabemos que el momento exige decisiones políticas profundas más fuertes que las decisiones económicas que lleguemos a tomar", expresó.

Comentá la nota