BROWN | INTERNA JUSTICIALISTA Oficialismo y oposición esperan por la resolución de la Junta Electoral

Luego de ser impugnadas, las dos listas que compiten por la presidencia del PJ de Almirante Brown esperan por la definición de la Junta Electoral. El sector que encabeza el intendente Darío Giustozzi deberá rebatir las acusaciones de irregularidad en la situación partidaria de muchos de sus candidatos, mientras que el espacio que impulsa a Franco Bonafine deberá regularizar cuestiones formales de la presentación.

La interna justicialista de Almirante Brown continúa siendo una de las más disputadas de toda la provincia de Buenos Aires y, a poco más de veinte días de las elecciones, todavía no se sabe a ciencia cierta cuál de las listas en danza sorteará el recíproco pedido de impugnación y recibirá el visto bueno de la Junta Electoral del Partido Justicialista.

Es que tras el primer golpe propiciado por la lista que encabeza el dirigente Franco Bonafine contra la nómina de Darío Giustozzi -por presuntas irregularidades en la situación partidaria de varios de sus candidatos-, llegó la respuesta del oficialismo expresada en denuncias por anomalías de corte formal.

Así, ahora las dos nóminas están en duda y quién competirá por la conducción del PJ de Brown es un verdadero misterio.

“El argumento es que nos parece improcedente que las listas no tengan la certificación de un escribano o un Juez de Paz, como establece la Carta Orgánica”, explicó ayer por la tarde el jefe de la bancada oficialista en el Concejo Deliberante local y aspirante a la vicepresidencia del partido por la nómina oficialista, Eduardo Fabiani, al ser consultado sobre los motivos que los llevó a pedir la impugnación de la nómina opositora.

Consultado al respecto, Bonafine admitió la existencia de esa irregularidad pero aclaró que “se debió en un error que tuvo que ver con los instructivos” con los que trabajaron.

“Fuimos impugnados por algo que reconocimos desde un primer momento y se debió a que no tuvimos la Carta Orgánica sino que nos manejamos con las planillas que se bajan de Internet, como se hace habitualmente. Fue un mero hecho formal que se debió a que entendimos que la certificación debían hacerla los referentes distritales y no un escribano”, explicó el histórico dirigente.

En consecuencia los dos sectores ahora deberán someterse a la reexaminación del Cuerpo electoral y presentar sus respectivos descargos contra las imputaciones antes de este mediodía, que es la fecha máxima prevista en el cronograma, a la espera de la resolución que, a más tardar, llegaría el martes por la tarde.

Las impugnaciones de uno y otro lado no hicieron más que reavivar la caldeada pugna que se desató en Almirante Brown entre los dos sectores que aspiran a quedarse con la jefatura partidaria que durante los últimos veinte años monopolizó el actual diputado nacional, Jorge Villaverde.

Giustozzi, que hasta último momento intentó colocar en la presidencia a alguien de absoluta confianza (siempre sonó el nombre de su mujer Claudia Molina) para dirigir el partido “desde atrás”, deberá ahora acreditar que las acusaciones de Bonafine y compañía son falsas y que todos los miembros que lo acompañan en la lista están en condiciones legales de hacerlo.

La oposición partidaria, por su parte, deberá demostrar que las anomalías indicadas desde la vereda de enfrente son realmente formales y que una hipotética caída de su rival no se lo llevará arrastrado.

En este punto, Bonafine minimizó las deficiencias de la presentación y resaltó que los errores en su lista no “fueron garrafales como la de ellos”. “Ellos tiene gente que no está afiliada o que lo está a otros partidos y algunos que han incorporado y que no pueden hacerlo porque no les da la antigüedad”, agregó en referencia a la normativa que establece que sólo pueden ser candidatos aquellas personas que tengan un mínimo de seis meses en el partido.

En este punto, Bonafine rebatió los argumentos esgrimidos por el oficialismo a la hora de justificar la confección de su nómina y aclaró que “la amnistía es para votar pero no para participar de una lista”.

“Además, también tienen problemas con los domicilios y muchos están afiliados en otros distritos, como Mariano Cascallares que en el padrón general se encuentra en Magdalena”, agregó.

En respuesta, Fabiani consideró que estos cuestionamientos “no tienen sustento legal” y aseguró que ya se hizo un descargo que les permite confiar en que “no existe ningún tipo de inhabilitación para los miembros” de su lista.

“Ya se presentaron ante la Junta los certificados de domicilio correspondiente por lo que estamos tranquilos y confiamos en que la lista no se va a caer”, puntualizó.

Comentá la nota