BROWN | FUERON DESALOJADOS DE ESE TERRENO HACE 10 DÍAS Vecinos volvieron a ocupar el predio de Glew

Pese al desalojo que vivieron hace diez días, parte de las familias que habían tomado el predio comprendido por las calles Iglesias, Patagones, Segundo Sombra y Nuestras Malvinas, en esa localidad de Almirante Brown, volvieron a asentarse en el lugar al asegurar que no tienen "dónde vivir".
"Vamos a seguir acá luchando por el predio y no nos vamos a mover", resaltó Celso Brocha, uno de los residentes del lugar, en diálogo con Info Región.

Pese a haber sido desalojadas hace diez días, las familias que ocupaban un predio de Glew volvieron a asentarse en el lugar ayer al asegurar que no tienen "dónde vivir". Si bien los vecinos intentaron llevar la problemática ante las autoridades, aún no recibieron respuesta y es por eso que determinaron volver a ocupar el terreno comprendido por las calles Iglesias, Patagones, Segundo Sombra y Nuestras Malvinas, en esa localidad de Almirante Brown.

"Vamos a seguir acá luchando por el predio y no nos vamos a mover. Estuvimos en La Plata para presentar nuestro reclamo pero nos enteramos que la gente estaba regresando al predio así que volvimos y acá estamos", resaltó Celso Brocha, uno de los residentes del lugar, en diálogo con Info Región.

Tras no poder entrevistarse con los funcionarios, los vecinos decidieron volver al terreno con el objetivo de edificar casas, a pesar que hace sólo diez días fueron desalojados de allí con un fuerte operativo policial.

"Ya somos 30 familias las que vinimos con nuestras cositas para ubicarnos en un pedazo de terreno, pero estamos entre todos haciendo guardia porque cuando ven que la gente se acerca ya viene la policía a sacarnos", indicó Brocha.

El grupo de familias argumentó que su retorno al predio responde a que no tienen "dónde vivir". "Queremos que nos den una solución a nuestro problema habitacional. No tenemos dónde vivir y necesitamos una respuesta por parte de las autoridades", se quejó el representante vecinal.

El déficit habitacional afecta a miles de familias de la región, que no tienen dónde residir o lo hacen en condiciones paupérrimas, sin contar con el suministro de servicios básicos y en una situación realmente adversa si se tiene en cuenta el frío que trajo este crudo invierno.

Las mujeres con sus niños permanecen en el lugar bajo diminutos toldos, que no los defienden de las inclemencias del clima, mientras los hombres trabajan a diario en la división del terreno.

El sábado 18 de julio efectivos policiales ejecutaron el desalojo que ordenó la jueza de garantías Liliana Natiello, del Departamento Judicial de Lomas de Zamora.

El conflicto comenzó temprano, cuando un centenar de policías desalojó a las más de 80 familias que ocupaban el terreno.

Muchos de los vecinos decidieron apostarse a la vera del camino e improvisar casillas de chapa y cartón, mientras que otros llevaron sus pertenencias a las casas de los vecinos. Además, realizaron varios cortes en la ruta 210 en reclamo de las tierras.

Según apuntó la titular de la Jefatura Distrital de Brown, Mabel Rojas, el lugar "es una propiedad privada que tiene una dueña que hizo una denuncia al ver que estas personas habían ocupado sus tierras".

Comentá la nota