BROWN | CONCEJO DELIBERANTE San Pedro usó el estrado de la presidencia para descalificar a la oposición

En el marco de la sesión preparatoria, el reelecto titular del Concejo volvió a utilizar su banca como presidente para dar un discurso de fuerte contenido político, algo que no está permitido a quien ejerce la presidencia ya que debiera usar su propia banca para eso.
Desde allí defendió la tarea política del intendente Giustozzi y criticó a quienes no lo votaron. "Estamos acá para defender un proyecto político que se inició en diciembre de 2007", señaló, antes de acusar a sus adversarios de desestabilizadores.

El reelecto presidente del Concejo Deliberante de Almirante Brown, Mariano San Pedro, volvió ayer a utilizar su lugar como titular del Cuerpo para dar un discurso con fuerte contenido político partidario en el que arremetió con dureza contra los sectores opositores que no lo votaron y cuestionaron la forma en que ejerce la conducción del cuerpo.

"Estamos acá para defender un proyecto político que se inició en diciembre de 2007 y que está llegando a todos los vecinos de Almirante Brown. Estamos para seguir trabajando junto al intendente (Darío) Giustozzi, no por una carrera personal en la política, sino para resolver cada uno de los problemas de los vecinos", arengó un enérgico y molesto San Pedro durante la arenga que pronunció antes del cierre de la sesión preparatoria ante un cuerpo semivacío por la ausencia de 8 ediles opositores.

Ayer, el oficialismo logró retener la presidencia del Concejo local durante una tensa sesión preparatoria que estuvo marcada por las críticas de varios espacios opositores al oficialismo, principalmente el Acuerdo Cívico y Social y el Peronismo Federal.

Si bien estos reclamos no tuvieron eco en el oficialismo al momento de la votación, molestaron a San Pedro que minutos después de ser reelecto y antes de que finalice la sesión, aprovechó su lugar como presidente del Cuerpo para desahogarse y dar un discurso de fuerte contenido político partidario, algo que no está permitido para un titular de un Concejo en medio de una sesión, pero que es bastante habitual en el concejal oficialista.

Ocurre que el presidente de un cuerpo legislativo, en el momento que asume esa responsabilidad debe despojarse de su pertenencia partidaria -aún cuando íntimamente tenga posición tomada- para ocupar un lugar de moderación y equilibrio entre todos sus pares.

De modo que el presidente no está habilitado para participar de los debates y mucho menos para pronunciar arengas políticas como la que protagonizó San Pedro ayer.

En caso que el concejal que ocupa la presidencia tenga voluntad de participar del debate lo que corresponde según los reglamentos y las prácticas parlamentarias es que abandone por unos minutos la presidencia a manos del vicepresidente para, desde su banca, como un concejal más, expresar su opinión.

Lo que se busca con esa práctica extendida en casi todas las democracias occidentales, justamente, es que la presidencia se distinga como un lugar de mayor responsabilidad y equilibrio aún cuando sea ejercida por uno de los legisladores que integran el cuerpo.

Lo que corresponde en definitiva es separar la presidencia del cuerpo, que no puede tomar posición, del concejal que circunstancialmente la ejerce y que sí tiene derecho a expresarse desde su banca.

Sin embargo, todas esas consideraciones parecen demasiado refinadas para el oficialismo de Brown, donde es habitual que el presidente emplee el cargo para expresar una toma de posición personal.

"Se nos acaba de decir que no somos demócratas, que no respetamos un supuesto número de un supuesto espacio político pero todos los que estamos presentes sabemos que estos mismos personajes estuvieron durante 20 días tratando de no respetar la minoría del Frente para la Victoria. Estos supuestos demócratas fueron a golpear la casa de los compañeros, uno por uno ofreciendo quien sabe qué. Cuando parece que esta operación política no les salió, nos vienen a decir que no respetamos esa supuesta minoría", acusó un enérgico, verborrágico y enfadado San Pedro, cuyo tono de su discurso fue a contramano con la postura a favor de buscar un consenso que habían manifestado desde distintos sectores de la oposición.

En este marco, señaló que hay "muchachos profetas del odio" que "hace cinco años de manera desesperada tratan de socavar" el espacio que lidera Giustozzi.

"Este espacio fue construido por una sola idea, darle un cambio a Almirante Brown. Todos sabemos que era necesario, si alguno durante 20 años no tuvo la audacia ni el coraje para hacerlo no es culpa nuestra. Nosotros lo pudimos hacer", completó con el rostro enrojecido.

Enervado, de pie, y con mirada desafiante, San Pedro dejó en claro que su intención es que los que esperaban un cambio en el Concejo -que refleje una mayor representación de los 12 concejales que no integran el bloque del FpV- deberán seguir esperando.

Comentá la nota