BROWN | CONCEJO DELIBERANTE El oficialismo apura el tratamiento de la prórroga por la basura

La propuesta para hacer uso de la opción contemplada en el contrato firmado durante la gestión de Manuel Rodríguez llegó al Concejo la semana pasada y tendrá escasos días para su análisis ya que está previsto se trate este jueves. La intención de apurar el tratamiento es minimizar el debate y no dar lugar a que se evidencien las distintas visiones que hay sobre el tema en el seno del oficialismo.

Atento al escaso tiempo que resta para el cierre del ciclo deliberante de 2009, el Ejecutivo envió la última semana –casi disimulado entre dos expediente de gran peso como el Presupuesto y la ordenanza fiscal e impositiva- un proyecto que propone prorrogar por un año más el contrato con Hesurmet, la empresa que desde la anterior gestión se encarga del servicio de recolección de residuos en Almirante Brown.

Según indicaron fuentes parlamentarias, la iniciativa de Darío Giustozzi apenas contaría con tres días para su análisis en el Concejo ya que la intención es tratarla el jueves -en el marco de una de las últimas sesiones del año- junto con el nuevo cálculo de recursos y la tarifaria.

La estrategia es minimizar el debate para impedir que se ponga sobre el tapete que el oficialismo respaldará automáticamente, y sin poner reparos, la prórroga de un servicio que no hace mucho tiempos atrás (un año antes) se cuestionaba con dureza y que, al parecer, en apenas un par de meses paso de ser “un desastre” a merecedor de una nueva renovación.

Además, la celeridad con la que pasará el expediente por el parlamento también tiene otro fin: cubrir la promesa incumplida del mandatario y varios de sus funcionarios de generar durante este 2008 un plan que le permitirá al distrito encargarse de ese servicio o, en última instancia, abrir el juego llamando a una nueva licitación.

Es que la realidad demuestra ahora que ninguno de los anuncios pudo abandonar nunca el plano de las intenciones y que toda la propuesta se reduce (nuevamente) a hacer uso de la opción de la prórroga que se encuentra estipulada en el contrato original, firmado en su momento por ex intendente Manuel Rodríguez.

Todo esto, más el escaso rol que se les da a los ediles a la hora de tomar decisiones, habría generado un nuevo cruce dentro del bloque oficialista que, si bien no repercutirá a la hora de la votación del jueves, da nuevas perspectivas del difuso cuadro de situación que se viene en un incierto 2009, donde habrá elecciones legislativas y el heterogéneo FpV pondrá en juego muchas de sus bancas.

“No es un tema más. Algunos estamos de acuerdo con la renovación en general pero no con que se vea al Concejo como un lugar donde no trabajamos y aprobamos obsecuentemente todos los que nos bajan. Esto no es algo hecho de la noche a la mañana sino que se sabía desde hace tiempo que iba a haber renovación y podría haber llegado antes”, disparó horas después de la sesión un edil que también se había salido de cause durante la discusión por la instalación en el distrito de una planta de transferencia de basura.

En tanto, a la hora de consultar a una de las voces oficialistas que desde el comienzo defienden la gestión a ultranza, el vecinalista Mario Fuentes aseguró desconocer aún “en profundidad los términos” del proyecto girado al Parlamento, pero advirtió que la renovación está fundamentada en que “el Gobierno considera que el servicio es bueno” y “por lejos es uno de los más baratos”.

“Eso lo podemos constatar con otros servicios que brinda la empresa en otros municipios”, argumentó el edil aliado al oficialismo.

De todos modos, no pudo negar que “todas las urgencias a las que tuvo que hacer frente” la administración de Giustozzi en su primer año de gestión hicieron que la promesa de afrontar la responsabilidad de brindar el servicio o llamar a licitación continúe siendo “una cuenta pendiente para el futuro”.

“Pese a eso compartimos el criterio del Ejecutivo en cuanto a continuar con este servicio que ahora es correcto por todos lo controles que se hicieron en este tiempo y que además tiene un costo relativamente bajo en comparación”, completó dejando de antemano cuál será posición dentro del recinto.

El expediente será trabajado esta semana en las comisiones de Infraestructura que, precisamente, preside Fuentes, y en la de Legales, a cargo de Norma Warrel.

Desde alguno sectores de la oposición, en tanto, ya adelantaron sus reticencias a acompañar el pedido no por lo que significa la prorroga en sí, sino por la explicación respecto al cuál será el “reajuste” de dinero que prevé el nuevo vinculo (se estima que será cercano el cinco por ciento).

Comentá la nota