BROWN | CONCEJO DELIBERANTE Giustozzi apura el tratamiento de dos proyectos controvertidos antes del recambio

Se trata del llamado a licitación por el servicio de recolección de residuos, que quedará vacante a partir de febrero, y una reforma del reglamento interno del Concejo para crear nuevos cargos políticos, facilitar el tratamiento sobre tablas de proyectos del Ejecutivo y extender a 2 años el mandato del presidente del cuerpo.
La del oficialismo es aprobar ambos proyectos antes de que asuman los nuevos concejales.

La administración del intendente de Almirante Brown, Darío Giustozzi, trabaja a contrarreloj con el objetivo de llevar al recinto antes del recambio legislativo del 10 de diciembre dos cuestiones sensibles para el Ejecutivo municipal: el nuevo contrato por el servicio de recolección de residuos y la reforma al Reglamento Interno del Concejo Deliberante.

Ambos puntos son claves para el gobierno municipal de cara al futuro y generan discordia entre una oposición que no quiere que le cambien las reglas del juego sobre la hora, y un oficialismo que está decido a aprobar los dos proyectos antes de que asuman los concejales electos el 28 de junio, haciendo uso de la mayoría abrumadora con la que cuenta hasta el 10 de diciembre.

"La decisión que tenemos es esa. El presidente (Mariano San Pedro) está definiendo qué día se hace, pero será antes del próximo miércoles con seguridad", confirmó a este medio el actual vicepresidente del Cuerpo, Gabriel Soria.

El jueves de la semana anterior en la sesión en la que se trató el presupuesto, el oficialismo ingresó el pedido de licitación y el pliego de bases y condiciones del servicio de recolección de basura urbana.

Ahora, casi sin análisis previo y con el claro propósito de evitar el trabajo por parte de los nuevos concejales, se busca su aprobación pese a que el vínculo con la actual prestadora del servicio (Hesurmet, a quien se le cumple su segunda prorroga) vence recién el 31 de enero del año próximo.

Desde la oposición aseguran que la jugada busca dar vía a la entrega del servicio a Covelia, la poderosa empresa que presta servicio en casi todos los municipios de la región, y criticaron el manejo del oficialismo del tema señalando que se incrementó casi en un treinta por ciento la partida afectada para el servicio de recolección de residuos "sin explicar por qué".

"Pedí ver los expedientes en la sesión porque tenía miedo de que ni siquiera existieran. Apenas me los dejaron mirar en la reunión de Labor y no tenían cifras ni importes de ningún tipo", contó la concejal del GEN, Florencia Retamoso, ante la consulta de Info Región.

La reforma del reglamento interno del Concejo es igual de controvertida pero más precisa en cuanto a los fines que persigue. Entre otras modificaciones prevé el desdoblamiento de la secretaría del Cuerpo en un área legislativa y otra administrativa, con sus respectivos titulares; la creación de dos direcciones, que en principio brindarían asesoramiento a los ediles (una contable y otra legal); y el cambio del lapso del mandato del presidente del Concejo de uno a dos años, con lo cual el oficialismo se aseguraría el manejo del Deliberativo hasta 2011, a sabiendas de que si no es éste el próximo podría perder ese lugar de privilegio a manos de la oposición.

"El año que viene podríamos perder la presidencia y dejarla en manos de la oposición justo en los meses previos a las elecciones con todo lo que eso podría implicar", comentó un edil del oficialismo, con mandato por dos años más.

De todas formas, la modificación más resistida es la que permitiría tratar más de tres expedientes sobre tablas en una sesión con el beneplácito de apenas la mayoría simple del Cuerpo.

Con la normativa vigente para lograr el tratamiento de expedientes en la asamblea, sin estado parlamentario ni trabajo previo en comisión, es necesario el respaldo de dos tercios, número con el que contó el oficialismo durante estos dos años gracias a los acuerdos sellados con distintos sectores tras los comicios de 2007.

Los cambios propuestos, no quedan dudas, buscan readecuar la legislación al nuevo mapa del Deliberante para permitir la continuidad de lo que fue una constante de la gestión de Giustozzi: enviar proyectos sobre la hora para ser votados ‘a libro cerrado’ por el bloque del FpV-PJ.

Vale recordar que tras el recambio legislativo la bancada afín al Intendente quedará con doce miembros; el frente PRO-denarvaismo-felipismo con cinco; el Acuerdo Cívico y Social con cuatro; y el Partido Justicialista, el Vecinalismo (virtual aliado al oficialismo) y Libres del Sur con uno.

Comentá la nota