BROWN | CONCEJO DELIBERANTE Las fotomultas ya generan polémica en el Cuerpo

El proyecto de ordenanza que crea un "Sistema de Fotomulta" en Almirante Brown y que esta semana el intendente Darío Giustozzi remitió al Concejo Deliberante, ya cosechó las críticas de varios sectores de la oposición. Para la concejal de la Coalición Cívica Miriam Locher la medida es "antipopular" y "absolutamente recaudatoria", en tanto que la edil del PRO Miriam Niveyro aseveró que la iniciativa "se trata de algo que tiene como mero fundamento hacer caja".

El proyecto de ordenanza que envió el intendente Darío Giustozzi al Concejo Deliberante para implementar un sistema de fotomulta ya levantó las críticas esta semana del arco opositor desde donde sostienen que la iniciativa "es una medida absolutamente recaudatoria".

"Se trata de algo antipopular, como demostró la Capital Federal, que sólo persigue como fin recaudar más", cuestionó la concejal de la Coalición Cívica Miriam Locher, que luego remarcó que la iniciativa "trajo muchas complicaciones en los lugares en los que se quiso implementar" y recalcó que aún sigue siendo "muy controvertida en los distritos que se aplicó".

Por su parte, la representante del PRO en la Legislatura local, Miriam Niveyro, sostuvo que el proyecto "se trata de algo que tiene como mero fundamento hacer caja".

Además, enfatizó que si bien "todo instrumento para mejorar el tránsito debe ser bienvenido" siempre debe "estar claro que es precisamente para eso y no una excusa para otra cosa".

Esta semana, el Ejecutivo comunal remitió al Concejo de Brown el proyecto que dispone la creación del sistema de fotomulta en todo el ámbito municipal. El plan, que apunta a reforzar las arcas municipales y que era mantenido bajo siete llaves por el oficialismo, pasó sin debate alguno en la sesión extraordinaria del jueves y deberá ser estudiado por la comisión de Hacienda y Legales, donde el oficialismo tiene mayoría.

La iniciativa busca que el cuestionado procedimiento de detección de automóviles en infracción -fuertemente resistido en Capital Federal- se aplique en Brown, al parecer a través de una empresa privada que ya intentó sin éxito implementar el sistema en otros distritos del conurbano. En esos municipios los intendentes rechazaron la propuesta por considerarla "antipática e impopular", y por lo tanto contraproducente, especialmente en un año electoral, porque se la asocia más a la necesidad de "hacer caja" que a la de ordenar el tránsito.

"Autorízase el uso del sistema de fotomulta en el ámbito del partido de Almirante Brown, el que deberá estar en concordancia con lo establecido en la ordenanza 3501", reza el artículo primero de la norma que lleva la firma del propio intendente Giustozzi.

El expediente, que lleva el número 1605/09 en rigor no avanza sobre la concesión de ese servicio a una empresa privada, pero abre la puerta no sólo al control mediante imágenes de las infracciones de tránsito, sino también de otro tipo de faltas como arrojar basura en lugares prohibidos, sacarla fuera del horario establecido, utilizar espacios de publicidad, marquesinas o lugares públicos para la realización de alguna actividad comercial.

De ahí que para los opositores el sistema de fotomulta haya sido asociado más a un afán de recaudación de las administraciones que lo implementan que a un efectivo sistema de ordenamiento del tránsito y del resto de la actividad urbana.

El registro fotográfico de infracciones y contravenciones es una herramienta que fue fuertemente resistida en Capital Federal, y si bien el proyecto enviado por Giustozzi no lo especifica, en todos los casos en que se implementó fue operado por empresas privadas que se especializan en el desarrollo de los programas informáticos y en la adquisición y operación de los equipos específicos para esa tarea, algo que habitualmente queda lejos de la capacidad técnica, operativa y financiera de las administraciones municipales.

De hecho, informalmente ya circulan los datos de una empresa, con antecedentes en este tipo de servicios interesada, en la rápida aprobación de esta norma, que abriría las puertas a un suculento negocio económico. Es la misma que se acercó a otros intendentes del conurbano, que desecharon la propuesta.

Así, Brown se convertiría en el primer distrito del conurbano en contar con ese polémico sistema, si es que prospera la iniciativa en el Concejo, donde varios ediles parecían dispuestos a acompañar el proyecto, tal vez sin comprender aún los alcances del sistema y la magnitud del negocio en juego.

Es probable que parte de eso comience a hacerse visible en la reglamentación del sistema de fotomulta, que según el artículo 3ro. se dará "en el plazo de 30 días a partir de la sanción", "a los efectos de determinar el procedimiento y aplicación, detallando el circuito que administrativamente se deberá cumplimentar con las infracciones denunciadas por el personal encomendado a tal fin".

Justamente la laxitud de ese artículo y las amplias facultades que le confiere al Ejecutivo en la reglamentación son las puertas que los concejales dejarán abiertas, si aprueban la norma, para la incorporación de privados a este nuevo sistema que impulsa la administración del intendente Giustozzi.

Comentá la nota