BROWN | CONCEJO DELIBERANTE Aprobaron el llamado a licitación por la basura y un nuevo reglamento interno

Con el llamativo apoyo de dos concejales opositores -Adriana Reja y Ramón Valdez-, el oficialismo cumplió ayer sin inconvenientes con la demanda del Departamento Ejecutivo de convalidar antes del recambio legislativo el permiso para comenzar la licitación por el servicio de recolección de residuos y las modificaciones realizadas en el organigrama y el reglamento interno, dos polémicas iniciativas que comprometen ejercicios futuros.
El Concejo Deliberante de Almirante Brown aprobó ayer por el voto de la mayoría de sus miembros el pliego de bases y condiciones del contrato del servicio de recolección de Higiene Urbana –al que sobre la hora se anexó el correspondiente a barrido y mantenimiento de luminarias- y las modificaciones realizadas en el organigrama y el reglamento del cuerpo.

Todas las iniciativas -que habían sido enviadas días atrás por el Departamento Ejecutivo con la orden de ser tratadas y aprobadas antes del recambio legislativo- contaron con el apoyo de toda la bancada oficialista –excepto Gabriel Soria, que se ausento a la hora de tratar el nuevo reglamento- y los ediles Mario Fuentes (Vecinalismo), Ramón Valdez (Unión Celeste y Blanco) y Adriana Reja (PJ).

Contra los proyectos, en tanto, se manifestaron las representes del interbloque GEN – ARI Coalición Cívica, Florencia Retamoso y Miriam Locher; la macrista Miriam Niveyro, la justicialista Eva Calderón; el representante de Unión Peronista, Horacio Jerez; y la dirigente de Libres de Sur, Ivana Rezano.

Desde la oposición justificaron su reclamo contra el permiso para comenzar con el proceso licitatorio a partir de dos cuestiones: la falta de tiempo para su análisis previo en comisión y la presencia de algunas cuestiones propias del texto que darían cuenta de una presunta direccionalidad.

"Si hacemos un revisionismo respecto de la empresa que está saliendo (Hesurmet) vemos que es la segunda prórroga que se hace y es observable que ahora nos hayamos apurado teniendo en cuenta que falta un mes y medio para que venza", apuntó Locher durante su intervención.

Mientras que su par del GEN, a su turno, no dudó en calificar el pliego como "un decreto de licitación", y recalcó que "por los tiempos técnicos y administrativos que lleva el proceso de llamado a licitación", casi con seguridad "se va a tener que solicitar una nueva prórroga", por lo que no se comprendía el apuro del oficialismo de tratar todo antes de que asuman los concejales electos el 28 de junio.

"Sí o sí va a haber una nueva prórroga, porque es muy difícil que este pliego pueda implementarse de marzo", completó para argumentar el rechazo a la celeridad con que se decidió llevar al recinto la cuestión, antes de asegurar que el expediente llegó sin los montos imputados, que "después se agregaron con un fibrón", acusó.

Siguiendo por la misma línea, Rezano coincidió en la crítica por el escaso tiempo de debate con el que contaron todos los bloques y advirtió que por no tratarse de una prórroga sino de un nuevo contrato hubiera sido "importante avanzar sobre la cuestión", realizando cambios de fondo.

"No nos parece que tengamos que tratarlo con esta rapidez", subrayó, antes de señalar que "si bien se pudieron plasmar algunos cambios" no se dio lugar a otros "como la participación ciudadana" para el control de todo el proceso previo a la adjudicación.

Fuentes, en tanto, como presidente de la comisión donde se dio estudio a la iniciativa y hombre cercano al Intendente, precisó que el vínculo será de cuatro años -con dos opciones de extensiones de dos años cada una- y defendió el proyecto señalando sus puntos fuertes.

"La razón por la cual en la comisión se ha decidido aprobar el proyecto es porque al analizar las características de este pliego se desprende que el mismo tiene como notoria finalidad que la prestación de todos los servicios a contratar optimice las condiciones existentes, atendiendo a la mejor calidad de vida de todos los vecinos del distrito", comenzó diciendo el vecinalistas.

Para enumerar algunas de las "mejoras" respecto al pliego vigente desde 2003: "Entre ellas está la recolección en centros comerciales y estaciones de ferrocarril, la limpieza en el cementero municipal, el refuerzo en la recolección en centros comerciales y estaciones de ferrocarril, la limpieza con antelación y posterioridad en los lugares que el Ejecutivo crea conveniente y en los lugares de actividad nocturna".

Cambio de reglamento interno.

Durante la asamblea también fue convalidado el nuevo organigrama del Cuerpo, a partir del cual se permite la creación de cargos políticos mediante el desdoblamiento de la actual secretaría en una Legislativa y otra administrativa.

La movida prevé además la designación de un secretario Legal y otro Técnico, para dar asesoramiento a los ediles, y la conformación de una Coordinación de Comunicación, que se aseguró será la encargada del vínculo con la prensa y la comunidad.

Desde el oficialismo reiteraron durante la asamblea, a través de Fuentes, que "lo que se busca es darle mayor dinámica al trabajo" en el Concejo. No obstante, desde la oposición cuestionaron con mayor dureza las modificaciones realizadas al estatuto interno, dado que cambia las reglas del juego duplicando el mandato del presidente del Cuerpo, que actualmente es de un año y elimina la actual restricción al tratamiento de más de tres proyectos sobre tablas.

Hasta ahora para hacerlo era necesario que por lo menos dos tercios del Cuerpo diera el visto bueno y de prosperar la nueva reglamentación alcanzará con la mitad más uno.

Comentá la nota