El brote ha sido controlado, pero no debemos bajar los brazos

Por Graciela Ocaña.

Ministra de Salud de la Nación

El brote de dengue que afecta a nuestra región ha sido el más importante en los últimos años de acuerdo a la Organización Panamericana de la Salud.

En Brasil, el Ministerio de Salud informó que en las primeras 15 semanas de este año se notificaron 226.513 casos, de los cuales 864 fueron graves y 23 terminaron en muertes. En Bolivia, se confirmaron que de 56.530 casos, el mayor registro de los últimos 20 años, 174 se consideraron ‘dengue hemorrágico probable’ y 25 personas murieron. En nuestro país, y prácticamente ya sin casos nuevos, el resultado del brote es de 24157 casos y cinco muertes.

El Ministerio de Salud de la Nación, trabaja actualmente con la Organización Panamericana de la Salud, y un Comité de Médicos y Científicos argentinos en un informe de evaluación sobre la forma de presentación del brote de dengue.

En los análisis preliminares de los epidemiólogos, se puede advertir que un 92% de los casos de dengue en Argentina se localizaron en las provincias de Chaco (46%), Catamarca (36%) y Salta (10%).

A su vez, más del 50% de los casos se concentraron en las localidades de Charata, Sanz Peña y Pampa del Infierno, en Chaco, en la ciudad de Catamarca, en particular en el barrio Eva Perón, y en la ciudad Orán en Salta.

De acuerdo a la OPS los dos principales factores del resurgimiento regional del dengue son:

n el cambio climático,

n las deficientes infraestructuras básicas en ciudades que incrementan aceleradamente su población (en particular agua, saneamiento y recolección de residuos)

A su vez a estos factores, se suman en el caso de las principales localidades afectadas de nuestro país otros factores como es la falta de experiencia de lucha contra el dengue en zonas no fronterizas. Para el caso, Jujuy, Formosa y Misiones, con mayor experiencias sanitaria e institucional en dengue, pudieron lograr una menor tasa de ataque. La falta de preparación afecta tanto a los hábitos de la población en general (incorporando la eliminación de recipientes como actividad cotidiana), a la agenda institucional (cumplimiento del programa de control de vectores), como al propio sistema sanitario, que debe responder de acuerdo al protocolo ante la presencia de síndromes febriles compatibles con dengue ante el Alerta del Ministerio de Salud (en este caso emitido el 23 de Enero del 2009)

En base a este diagnóstico preliminar, se han iniciado en el Ministerio de Salud una serie de actividades destinadas a realizar las siguientes acciones de prevención de cara a la primavera/verano 2009-2010: Fortalecimiento del Programa de Control de Vectores, en particular la ejecución de los compromisos provinciales asumidos en el marco del Consejo Federal de Salud; la actualización del Nuevo Mapa de Riesgo Epidemiológico; para iniciar acciones directas de fumigación, descarrachado y eliminación de criaderos; asistiendo en la inversión en maquinaria destinada a saneamiento, y capacitación de recursos humanos para el control de vectores.

De todas formas, la inversión en infraestructura sanitaria será el principal instrumento para controlar al dengue, en este sentido se ha solicitado al Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales un Plan de inversión en infraestructuras para la disminución de criaderos en localidades en riesgo, en particular a través de la provisión de agua potable de red y cloacas, y el tratamiento de residuos sólidos urbanos de las ciudades afectadas, porque de otro modo, las acciones de prevención perderán su eficacia.

De igual forma se dará inicio a un Programa de Capacitación y Fortalecimiento Institucional de las áreas de Epidemiología y Prevención de las Provincias y Municipios y, un Programa de Capacitación de Profesionales de la Salud en enfermedades tropicales en Provincias afectadas. El brote ha sido controlado, pero no debemos bajar los brazos. provincias y municipios, con un fuerte compromiso técnico y financiero del Estado Nacional, deben incorporar en las agendas institucionales como prioridad la campaña 2009-2010 de dengue y fiebre amarilla.

Comentá la nota