Hay 35 % más de bronquiolitis y neumonías que el año pasado

Hasta principios de este mes se habían registrado 219.000 casos. La tendencia ha ido en aumento desde 2007.

La abrupta irrupción de la muy mediática gripe A H1N1 generó la toma de ciertos recaudos de manera tal de prevenir su contagio, recaudos que comenzaron a tomarse cuando se supo de la circulación del nuevo visitante por los aparatos respiratorios mendocinos, los más previsores quizá comenzaron un poco antes.

Sin embargo, en lo que va del año, no ha sido su única amenaza ya que la provincia se encuentra en nivel de alarma por enfermedades respiratorias desde las primeras semanas de 2009, al igual que otros lugares del país.

"Ya desde enero podía preverse que este sería un año con más casos de afecciones respiratorias agudas (...) y desde la Dirección de Epidemiología comenzamos a advertirlo desde marzo", afirma su directora, Adriana Koch.

Hasta la semana epidemiológica 26, es decir hasta principios de julio se habían registrado 219.000 casos de este tipo de enfermedades tales como resfríos, bronquitis, neumonías o bronquiolitis.

Estas afecciones muestran los últimos años una curva epidemiológica ascendente, ya que en 2007 en el mismo período se registraron sólo 80.500 casos mientras que en 2008 se contabilizaron 163.000 casos, es decir que de 2007 a 2008 se duplicaron los casos, mientras que de 2008 al año actual se registró un aumento de 35 %.

La aparición de la gripe A H1N1 restó "popularidad" a las otras enfermedades que lejos de desaparecer tienen este año una particular incidencia.

En lo que va del año y de acuerdo a los casos notificados al Ministerio de Salud de la Nación, Mendoza ha oscilado entre las zonas de alarma y de brote, ésta última indica que se han registrado más casos de los esperados. En la primera semana de 2009, en pleno verano, se presentó un brote de neumonía, mientras que la influenza estacional registró brotes ya desde la semana 5.

En el ámbito pediátrico se han notado importantes aumentos en los casos de bronquiolitis y neumonías. Entre los menores de dos años lo que más circula es el virus sincicial respiratorio que provoca la bronquiolitis. Los chicos de entre dos y 15 años manifiestan casos de bronquitis y neumonías.

Según explicó el doctor Omar Sartori, a cargo del Área Epidemiológica del hospital Humberto Notti, especializado en pediatría, desde hace un año están con fenómenos de alerta por la neumonía es por eso que se venía trabajando en infecciones respiratorias agudas bajas graves para estar preparados.

Además del incremento lo que ha sucedido este año es un adelantamiento de dos ó tres semanas. En el caso de la bronquiolitis el pico máximo de 2008 se dio en la semana 30, mientras que este año el pico se vio en la semana 25 en que tuvieron 150 casos, número que duplica y más los 70 casos que el Hospital registró la misma semana del año anterior.

La semana 26 marcó el pico máximo de casos de neumonía en este nosocomio, cuando se contabilizaron 225 casos, contra los 140 del año anterior, cuyo pico máximo se dio la semana 28.

Respecto de los adultos, en el hospital Central han notado un aumento de las neumonías asociadas a cuadros gripales y complicaciones en casos de asma bronquial y EPOC, enfermedad obstructiva pulmonar crónica relacionada con el cigarrillo.

Según explicó el inmunólogo Enrique Barimboim no se ha observado en ese nosocomio un aumento de las neumonías comunes pero sí de aquellas asociadas a la gripe. Asimismo, en un hospital privado comentaron que se ha notado en los últimos días un aumento en los casos de internación por virus sincicial en los chicos ya que puede complicarse con cuadros de falla respiratoria.

Esto permite inferir que los cuadros se complican más de lo habitual ya que según graficó el doctor Barimboim el año anterior sólo tuvieron un internado por influenza en el Central.

También se ha registrado un incremento en neumonías provocadas por bacterias luego de un cuadro viral, ya que este último disminuye mucho las defensas. El especialista aseguró que esto es algo que seguramente se va a ver mucho en los próximos treinta días.

Las infecciones suelen ser virales en un principio y la gente tiene un concepto subvaluado de las enfermedades respiratorias por lo cual frente a algunos síntomas suele continuar con su vida normal. Es así que no sólo sigue con la cadena de contagio sino que además llegan al médico cuando ya el cuadro está muy agravado.

Los casos de EPOC han aumentado de la mano de una mayor circulación de virus asociada al deterioro de los pulmones de los fumadores que los coloca en condición de mayor vulnerabilidad. Se considera que en Argentina 37% de la población es fumadora mientras que alrededor de un 25% manifiestan EPOC cuyos principales síntomas son tos, flema y falta de aire.

Estas personas, al igual que aquellos que padecen de asma bronquial, demoran la consulta hasta que tienen dificultades severas para respirar, pueden ser víctimas de una infección viral y eso les gatilla un broncoespasmo.

Tampoco ha dejado de circular la influenza estacional ya que ha habido casos tanto de la tipo A como de la B, ésta última en menor proporción. Sólo en la semana 26 la provincia registró 4.000 casos de síndromes gripales.

Otro punto en el que coinciden los diferentes especialistas consultados por Los Andes es que aparentemente el pico estaría pasando y que la tendencia sería a la baja.

Causas

Varios especialistas coincidieron en mencionar que esta situación obedece a una cierta periodicidad que manifiesta este tipo de enfermedades que produce un movimiento cíclico con picos cada 4 ó 5 años. Hace tres años que no se producía un brote importante de bronquiolitis, desde 2003 que no había un pico alto de influenza, mientras que 2007 y 2008 fueron bajos en la cantidad de casos de enfermedades respiratorias agudas notificados, por lo cual esto era previsible.

El permanente bombardeo de información respecto de las medidas a tomar para prevenir el contagio de la gripe A H1N1 debería haber llevado a atenuar también el contagio de otras enfermedades de esta índole.

Sin embargo esto no ha sido así. Según el doctor Sartori esto involucra diferentes aspectos: las medidas no se aplican por igual en todos los sectores sociales, es muy difícil controlar el contagio de los niños, los más vulnerables y al mismo tiempo hay virus que están más allá de las medidas y por épocas son muy virulentos, es lo que se llama el "genio" del virus.

Al mismo tiempo hay que decir que en la época de vacaciones suele controlarse un poco la cadena de contagio pero que también es muy común que los chicos contagien a los mayores, más comúnmente a los abuelos, otro segmento vulnerable.

Comentá la nota