Bronca porque el Plan Frutícola no se repartió con equidad

Productores de Neuquén recibieron más dinero que sus pares de Río Negro. Federación dice que la diferencia surgió porque dos funcionarios nacionales diferentes manejaron los fondos.
CIPOLLETTI (AC).- El reparto del Plan Frutícola Integral no se realizó en forma equitativa. "Hubo exigencias distintas en Río Negro y Neuquén y no se incluyó en su totalidad a los chacareros más castigados", reconoció el presidente de la Federación de Productores, Manuel Mendoza.

Los rionegrinos empezaron a quejarse porque la suma máxima que llegaron a recibir fue 18.000 pesos -si se incluyen los 5.000 pesos de un aporte inicial-, mientras que los neuquinos alcanzaron los 30.000 pesos, siendo beneficiados incluso empresarios.

A la bronca se suma que Neuquén "se quedó con unos 3.500.000 pesos para infraestructura", mientras que Río Negro "tuvo que volcar todo a atender la coyuntura".

"Se produjeron grandes diferencias que lo único que hacen es dividirnos", expresó Mendoza. Aclaró que "no es lo mismo 10 millones de pesos para Neuquén que 40 millones para Río Negro porque Neuquén no tiene ni la cantidad de hectáreas ni de productores que tiene Río Negro".

Las operatorias fueron manejadas por secretarías distintas del Ministerio de Agricultura de Nación y por eso se habla, además, de una "interna política" que terminó perjudicando a Río Negro.

En esta provincia el Plan Frutícola alcanzó a productores de hasta 30 hectáreas. Se dieron 1.300 pesos por hectárea con un límite de asistencia de 10 hectáreas y hubo controles de la AFIP.

En Neuquén no intervino la AFIP y el beneficio llegó a productores con 80 hectáreas. Repartieron 1.500 pesos por hectárea con un límite de asistencia de 20 hectáreas.

"En Río Negro quedaron excluidos 420 productores de menos de 10 hectáreas y entre ellos, 200 de menos de 5 hectáreas. El motivo de la exclusión fue por la intervención a la AFIP para detectar irregularidades. La decisión fue tomada por la secretaría nacional a cargo de la provincia y como era de esperar, los más débiles y en riesgo permanente de registrar incumplimientos fiscales, estaban entre los observados", dijeron desde la Federación.

"La secretaria Carla Campos Bilbao -agregaron-, responsable de la distribución de fondos en Río Negro, justificó desde su discurso no extender el beneficio a más productores, y de ese modo entregar una ayuda más sustanciosa a los más chicos. Paradójicamente, ellos fueron excluidos por la decisión de la funcionaria de dar intervención al organismo de fiscalización", se quejó la entidad que nuclea a las cámaras frutícolas. El secretario Lorenzo Basso estuvo a cargo de la operatoria neuquina. Ante estos resultados, la Federación considera que para la nueva etapa, en 2010, "es importante revisar los pasos dados en falso para que no sea otro eterno empezar" .

Comentá la nota