Bromatología decomisó comida y útiles escolares.

La Dirección de Bromatología de la Municipalidad decomisió comida, verduras y útiles escolares que se vendían en la vereda del centro de la ciudad, por considerar que obstaculizaban el tránsito peatonal y su origen dudoso.
"En el marco de los controles relativos al correcto uso del espacio público, siempre atendemos al objetivo que es dejar libres los espacios en la vía pública para el tránsito peatonal y evitar el comercio ilegal allí apostado, y esto último nos obliga a tomar medidas que pueden terminar en el decomiso de los productos que se venden", sostuvo Guillermo Romero, director del área.

"En recientes inspecciones realizadas en veredas del microcentro, se procedió tomando esta última medida, previa notificación y labrado de actas correspondientes", dijo.

"En el lugar se incautaron productos alimenticios, como distintos tipos de verduras, y artículos escolares como mochilas y otros elementos, todos de venta prohibida en la vía pública. Similar control lo estamos realizando actualmente en el denominado mercadito paraguayo, con el objeto también de dejar liberadas las veredas de la zona", especificó.

"Por otro lado, continuamos con las tareas diarias relacionadas con los controles alimentarios, actividad que llevamos a cabo en dos turnos con dos equipos conformados por personal de la dirección, apuntando en esta época del año al control de la venta de pescados y pollos que son productos sensibles y se pueden descomponer con la ruptura de la cadena del frío", aclaró el funcionario.

"En tal sentido, también hacemos hincapié en su transporte dentro de la ciudad, y la distribución a los distintos lugares de venta, porque en ocasiones hemos observado que al llegar a destino los alimentos son depositados en la vereda con la consiguiente pérdida de la cadena de frío. Para evitar esto, estamos concientizando para advertir que una situación semejante puede poner en riesgo la salud de los consumidores, y puede ocasionar efectos muy graves".

Otros controles

"Además – siguió diciendo – prosiguen los controles en supermercados, medianos autoservicios y otros comercios, sin dejar de lado los restaurantes, confiterías, hamburgueserías y copetines al paso".

"Cualquier anormalidad que sea detectada por el vecino, puede ser denunciada al teléfono de la Dirección de Bromatología, 436180, la llamada puede hacerse en forma anónima si el denunciante lo prefiere, o en su defecto el mismo puede presentarse personalmente en las oficinas sitas en Fotheringam 1364", solicitó.

"Aquí cabe destacar que el tema del control se facilitaría mucho más si interviniéramos todos los consumidores, con su apoyo y con sus aportes, a fin de evitar un mal a toda la comunidad; es por ello que hacemos este llamado a los vecinos para que nos comuniquen cualquier situación en la que hayan sido vulnerados sus derechos.

Por otro lado está también el comerciante, que debe entender que tiene una corresponsabilidad con lo que vende, porque él está obligado a expender productos genuinos y de calidad, que no afecten o dañen, y no hacer un engaño comercial al vecino", finalizó el funcionario.

Comentá la nota