Brizuela: “ha sido un triunfo de los catamarqueños”.

Un triunfante gobernador Eduardo Brizuela del Moral se dirigió, desde el balcón de Casa de Gobierno, a la excitada multitud de militantes oficialistas que festejaban bajo la lluvia el triunfo electoral. “Este es un triunfo de los catamarqueños”, arengó el mandatario.
“La contienda electoral ha sido impecable, pese a algunos incidentes menores y fenómenos naturales que le impidieron votar a algunos catamarqueños, concurrió más de un 60 por ciento del electorado a las urnas, lo que para este tipo de elección es muy importante”, agregó luego en la conferencia de prensa brindada en el salón ‘Fray Mamerto Esquiú’ de la gobernación.

Mientras cientos de militantes agitaban banderas en el veredón bajo la lluvia, decenas celebraron al grito de “¡se siente, se siente, Brizuela presidente!”. “Son los muchachos, como se dice, hay mucha pasión y entusiasmo”, se limitó a decir. Además, tal vez el mismo mandatario nunca se hubiera imaginado que los canales más importantes de Buenos Aires desplegaran todo su equipamiento para cubrir un triunfo electoral suyo.

Brizuela no desaprovechó la ocasión y dijo que “muchas figuras nacionales han venido a Catamarca en las últimas semanas y ahora los invito a que sigan viniendo, pero no por la tranquera, sino por la puerta grande. Lo que hemos hecho es defender la dignidad de los catamarqueños”.

Asimismo, insistió sobre algunos reclamos puntuales al gobierno nacional. “Hicimos una presentación judicial por las regalías mineras; estamos reclamando vía administrativa por el 82 por ciento que le corresponde a la caja de jubilaciones; y sobre la Promoción Industrial, estamos en desigualdad de condiciones, pero como es una decisión política de la Presidenta, le pedimos que nos incluya con el beneficio”, agregó.

Brizuela admitió que en el círculo frentista se temió por alguna jugada de la oposición que pusiera en riesgo la normalidad de los comicios. “La provincia de Catamarca tiene el lamentable antecedente del 2 de marzo de 2003, y ante la presencia de visitantes políticos, punteros, intendentes, etc., temimos que hubiera alguna jugada política, algún sabotaje… Lo más patético fueron los incidentes de Santa Rosa, pero fueron muy pequeños”, dijo.

Por último, aclaró que no invitó al vicepresidente Julio Cobos a las celebraciones por el triunfo electoral. “Lo conozco –a Cobos- desde que era decano en Mendoza, me llamó para saludarme y felicitarme, al igual que el presidente de la UCR (Gerardo Zamora) y otros dirigentes. Considero que ha sido un voto de apoyo al gobierno de la provincia y una contienda ganada por los catamarqueños”, concluyó.

Comentá la nota