Brizuela: "Nunca volvería a hacer una alianza con Kirchner"

Brizuela:
El gobernador de Catamarca dice que mañana va a ganar "ampliamente" las elecciones
SAN FERNANDO DEL VALLE DE CATAMARCA.- Eduardo Brizuela del Moral fumaba y hablaba sin parar de la campaña, obsesionado con repasar los "avances" de su provincia. El gobernador de Catamarca apretaba los cigarrillos, envuelto en humo: enumeraba obras, repetía números e insistía en que mañana ganará las elecciones legislativas "ampliamente".

Brizuela del Moral no es candidato, pero estos meses actuó como si lo fuera. Recorrió todo el interior, entregó subsidios e inauguró todas las obras que pudo, gracias a los fondos de las regalías mineras.

"Hice locuras. Pasé días enteros de viaje", repetía ayer, hundido en una silla en el comedor de su casa, donde recibió a LA NACION mientras ultimaba detalles de la caravana de cierre aquí en la capital, "el esfuerzo final" después de ir pueblo por pueblo desvelado con su estrategia: "provincializar las elecciones". Una obsesión que lo llevó a abortar la visita de su nuevo aliado, el vicepresidente Julio Cobos. "Si venía, esto se convertía en un laboratorio de ensayo nacional", se excusó el ex radical kirchnerista.

Dudó un instante. Luego empezó a hablar de su otra obsesión: Néstor Kirchner. "Se equivocó al nacionalizar esta disputa. Y se lo vamos a demostrar". Sólo horas después de las críticas del líder del PJ en el acto de cierre peronista, el gobernador contestó. Aseguró que "el kirchnerismo está en proceso de agotamiento"; juró que "jamás volvería a hacer una alianza con Kirchner" y que la Presidenta "tiene coartado el poder por la influencia de su esposo". Se enojó cuando escuchó la palabra "traición": "¡Yo no traicioné a nadie! ¡Ellos nos traicionaron a nosotros!".

-¿Qué pensó cuando escuchó a Kirchner en el acto?

-Creo que habló desde la derrota. La alianza perfecta con Barrionuevo y Saadi salió mal. Lo desairaron en público. Me dolió que pidiera "abrir las tranqueras de Catamarca". Y se equivocó cuando aseguró que desdoblar las elecciones nos favorece. En octubre, Catamarca hubiera pasado desapercibida. No hubieran venido funcionarios en patota a traer plata, como si con eso fueran a ganar. Les hicieron promesas a los intendentes sin pasar por la gobernación. No me opongo, pero espero que después cumplan.

-¿Por qué duda?

-Dudo porque ya pasó que no cumplieron. Un ejemplo: cuando éramos aliados, Alicia Kirchner prometió un centro de cuidados infantiles en un pueblo del interior. Todavía sigue ahí la piedra fundamental. Se van de acá y se olvidan. No les van a dar nada.

-El kirchnerismo dice que usted es un traidor?

-En 2003, un kirchnerista del Frente Cívico llegó a diputado: a los 10 días, se fue al bloque del PJ. En 2005, el kirchnerismo se integró al Frente Cívico: sus diputados después armaron su propio bloque. En 2007, hicimos una alianza. Pasó lo mismo. Se unieron a barrionuevistas y a saadistas. Néstor me dijo una vez: "Jamás vamos a aliarnos con ellos". Al final, pasó.

-¿Volvería a hacer una alianza con Kirchner?

-Nunca volvería a hacer una alianza con él. Podemos trabajar como argentinos en favor del país. Pero ¿una alianza? Nunca más.

-¿Y de la Presidenta qué piensa?

-Fue una excelente legisladora. Pero como presidenta tiene un problema: la influencia de su esposo. Hasta heredó el gabinete. Tiene coartado el poder de decisión. El kirchnerismo tiene graves problemas.

-¿Cuáles?

-Se está agotando. Todo proceso conlleva un debilitamiento natural. Es saludable para la democracia. Ningún gobierno debería durar más de 8 años. Acá, lo peor es que si decís algo que a ellos les molesta, te transformás en enemigo.

-¿Ahora es cobista?

-Yo soy radical. Soy amigo de Cobos, pero no cobista. Ahora quiero que el radicalismo se una.

-¿Apoyaría a Cobos como eventual candidato en 2011?

-¿Por qué no? Pero puede haber otros. Hermes Binner, por ejemplo. Es una excelente persona. Lo apoyaría. Pero seguramente respaldaré el candidato que elija la UCR.

Comentá la nota