Brizuela, al cruce de Corpacci por sus críticas a la obra pública

Lejos de la autocrítica, el Gobernador cuestionó la gestión de su vice: "Ella nunca ejerció el cargo", retrucó. Fue en un acto oficial.

La firma de un convenio para la urbanización del barrio San Antonio Sur fue la ocasión elegida por el Gobernador para salir al cruce de la vicegobernadora Lucía Corpacci quien, al tiempo de anunciar su renuncia, criticó el orden de prioridades en materia de inversión en obras públicas elegido por la gestión de Brizuela.

"No sé qué ataque puede hacer a la obra pública, no hay país, no hay provincia que no haya progresado a través de la obra pública", se defendió Brizuela del Moral para luego contraatacar: "Ella no ejerció el cargo, por tanto, no sabe lo que estamos haciendo". De esa forma, Brizuela evadió cualquier análisis acerca del cuestionamiento realizado por la vicegobernadora.

Tras señalar que, como vicegobernadora, no trabajó integrada al Gobierno, Brizuela tampoco quiso hacer un análisis sobre la gestión de Corpacci: "No puedo saber porque nunca vi un informe de gestión de ella. Yo cuando fui rector hice mi informe, cuando fui intendente lo hice, cuando fui senador nacional también lo hice; y como gobernador lo estoy haciendo anualmente", contrastó. Brizuela realizó estas declaraciones ayer tras la firma de un convenio para la obra de intervención integral del barrio San Antonio Sur, por un presupuesto oficial de casi 14 millones de pesos

Apenas unos minutos antes, la vicegobernadora había disparado su artillería directo al corazón de la gestión brizuelista: la obra pública. "No comparto con el Gobierno provincial la selección de prioridades. Siempre he dicho que es más fácil inaugurar obras, poner la placa y decir quién la hizo, que es lo que se ve inmediatamente y lo que políticamente da réditos, que hacer una inversión a largo plazo en educación, en salud, en inclusión social", manifestó Corpacci. "Cuando paso por el Parque de los Niños, con orgullo veo un espacio público porque lo disfruta tanto el que tiene como el que no tiene (...) pero cuando veo lo que es la inversión en Cortaderas, en una hostería a 4.000 metros, en la que muy poca gente va a poder alojarse y va a ser para una clase privilegiada y que al día de hoy todavía nadie puede apropiarse de la licitación... me parece que son inversiones poco afortunadas, a mi criterio. Lo mismo ocurre con el estadio de fútbol o la hostería de El Portezuelo", apuntó, detallando las obras emblemáticas del actual gobierno.

Comentá la nota