Brindaron una charla sobre biogas

Organizado por la Dirección de la Producción de la Municipalidad, en la tarde de ayer se llevó a cabo una charla sobre Biogas, a cargo del ingeniero Jorge Hilbert, coordinador del Programa Nacional de Bionergía del INTA Castelar.
El objetivo de esta iniciativa es iniciar en la Escuela Agraria una planta de producción de este combustible, que se logra en base a la transformación de deshechos orgánicos.

Asistieron alumnos, productores agropecuarios y docentes. La presentación la realizó el director de la Producción, Martín Palomeque, quien destacó la colaboración del INTA para desarrollar esta iniciativa.

Combustibles alternativos

Hilbert explicó que la Bionergía es obtenida de fuentes biológicas, diferente al petróleo y gas. “Podemos incluir en lo que proviene de las maderas, cultivos, residuos agropecuarios o industriales. Es enorme el campo de aplicación de la bionergía. Nuestro país es en estos momentos líder en producción de biodiesel, un biocombustible generado a partir de la transformación de aceites”.

Señaló que este año nuestro país estará llegando a superar el millón y medio de toneladas de producción, lo que lo convierte en el tercer productor mundial de biodiesel y que en este momento está destinado a exportación. “Otro biocombustible muy utilizado en el mundo es el alcohol, en nuestro país se produce desde la caña de azúcar, pero también puede ser a partir de maíz o sorgo”.

Respecto al Programa Nacional de Bionergía, Hilbert manifestó que apunta a desarrollar estas fuentes con distintos proyectos. “A Chivilcoy venimos a desarrollar una de ellas, que es la producción de gas metano a partir de residuos agropecuarios y agroindustriales denominado biogas. Es una transformación biológica mediante el cual esa materia orgánica se transforma en una mezcla de metano y óxido de carbono”.

Producción

- ¿Cuál es el procedimiento para obtenerlo?

- En el caso del biogas se utilizan reactores o digestores, donde la biomasa pasa a ser dijerida por diversas bacterias que las van degradando. Finalmente, las bacterias metanogénicas son las que liberan el metano.

Otro aspecto importante es que mediante la utilización de esta tecnología evitamos la emisión del metano a la atmósfera, que es uno de los gases más importantes que generan el efecto invernadero.

- ¿Qué tan difundido está este sistema de obtención de biogas?

- En la Argentina está poco difundido, hay plantas industriales que lo utilizan fundamentalmente en la provincia de Santa Fe y algunos municipios.

Además hay un aprovechamiento de varios rellenos sanitarios donde se hace la recuperación del metano que se libera.

Todo esto depende de la inversión que cada uno quiera hacer para implementar esta tecnología. Hay una fuerte demanda de diversos sectores, tanto desde el punto de vista ambiental para hacer un tratamiento adecuado de los residuos como de la parte energética.

- ¿Cuánto falta para que este biogas reemplace a los combustible derivados del petróleo u otras formas de energía conocidas?

- Tenemos que aclarar que la bionergía no viene a reemplazar al petróleo, forma parte de un conjunto muy amplio de energías alternativas y fuentes que irán diversificando lo que son la matriz energética, que en la Argentina está muy concentrada en el petróleo y el gas con más del 90 por ciento.

Lo ideal es que este porcentaje se vaya repartiendo en forma proporcional entre energía hidráulica, eólica, solar, biomasa, etc, de manera de no depender de una sola fuente que es el petróleo.

- ¿Desde cuándo se viene trabajando en esto?

- Desde principios del siglo XX con una evolución muy importante, algunos países con mayor desarrollo que otros. En India o China se les dio un impulso muy importante.

En otros casos, con los subsidios y precios diferenciales de la energía, como en Alemania.

- ¿Qué es lo básico para empezar a producir, y cuál el costo?

- Lo básico no es sólo tener la planta, sino estudiar el proceso de recolección del material y adecuación para que luego pueda ser procesado, lo mismo que el destino final de los efluentes, que pueden ser utilizados como fertilizantes, incluso como alimentos.

En cuanto a los costos, son variables, eso se analiza caso por caso. Luego hay que comparar desde el punto de vista enérgético, el diferencial que se logre con los costos actuales de los combustibles que, por ahora, están subsidiados, muy bajos, así que las alternativas que podemos encontrar tienen dificultad en insertarse.

Comentá la nota