Un breve peritaje, la base para salvar a los Kirchner

Los contadores sólo cruzaron datos presentados por los acusados

El juez federal Norberto Oyarbide cerró la causa que investigaba por presunto enriquecimiento ilícito a Cristina y Néstor Kirchner basado en un peritaje breve, realizado en menos de dos meses, que se limitó a analizar datos y documentos presentados por los propios acusados.

El estudio, al que tuvo acceso LA NACION en el juzgado, es un documento de diez hojas. Lo firman Alfredo Peralta y María del Carmen Penedo, presidente y miembro del Cuerpo de Peritos Contadores Oficiales de la Corte Suprema. Este organismo está cuestionado por el propio tribunal, que planea remover a Peralta (ver aparte). También lo suscribe Víctor Manzanares. En el expediente se cuestiona que él, que es el contador de los Kirchner, haya trabajado a la par de los peritos cuando es el autor de las declaraciones juradas.

Oyarbide recibió el peritaje el jueves de la semana pasada. Al día siguiente, sobreseyó a los Kirchner, según dijo a LA NACION, basado "absolutamente" en el estudio de los contadores, que juzgó "contundente".

En su informe, los expertos declararon que habían realizado su trabajo "en función de las declaraciones juradas pública y privada, las declaraciones juradas ante la AFIP y el escrito sobre variaciones patrimoniales" que presentaron los Kirchner. Dijeron haber tenido a la vista, además, boletos de compraventa y escrituras, todo acompañado por los acusados. Según explicaron, es así como cotejaron los ingresos y concluyeron que eran "justificados".

Oyarbide no les indicó puntos de peritaje concretos, sólo les pidió "un estudio de la especialidad tendiente a determinar en base a las reglas de dicha ciencia si el incremento patrimonial que registran los imputados en relación al último período fiscal declarado con relación a aquel del año anterior se encuentra debidamente justificado".

El peritaje tiene dos partes, una referida a la Presidenta; la otra, a Néstor Kirchner. La primera abarca menos de tres carillas y enumera lo que la Presidenta declaraba en 2007. Relata que vendió uno de sus cuatro inmuebles y que entregó otro como aporte a la sociedad Los Sauces, de la que tiene un 45%. También dice que en anexo reservado hay información sobre las tarjetas de crédito, y habla de sus ingresos anuales, que según lo declarado ante la AFIP fueron $ 194.850,14 y según lo denunciado ante la Oficina Anticorrupción, $ 148.200. La diferencia se debe a que la declaración ante la AFIP no incluye la retención del impuesto a las ganancias, explicaron los peritos.

Eso es todo. A continuación, hay un párrafo titulado "Conclusión", que dice: "El incremento patrimonial en relación al último período fiscal declarado con relación a aquel del año anterior se encuentra justificado en cuanto a su origen y evolución, conforme la documentación verificada".

El acápite dedicado a Néstor Kirchner sigue los mismos lineamientos, si bien es más extenso porque él declara 26 inmuebles, un auto y cuatro participaciones accionarias. La conclusión, algo más compleja, también avala el incremento. Dice que se había pedido "documentación de respaldo" y que, luego de analizada, se advirtió que el enriquecimiento tenía "su origen intrínseco en las operaciones señaladas", que fueron "confrontadas con el movimiento de fondos de los resúmenes bancarios".

El peritaje, igual que la causa de Oyarbide, analiza sólo la variación en los bienes de los Kirchner en 2008, cuando el matrimonio presidencial incrementó su patrimonio en 28 millones de pesos. Por eso, los peritos aclaran que no analizaron "la documentación de ingreso" de los bienes adquiridos antes de 2008.

El peritaje ya recibió críticas. "Es insuficiente. No es más que un juego de palabras", dijo ayer Alfredo Popritkin, ex perito de la Corte y presidente de Contadores Forenses, una ONG que se había presentado en la causa de Oyarbide y le había sugerido puntos concretos de pericia. "No se puede decir que con esta simple verificación numérica quede demostrado que no hubo delito. Basta observar que el monto de los alquileres no se condice con el de los bienes y que se declaran intereses con tasas que no se cobran en ningún lugar del mundo. Eso debió investigarlo el juez", dijo.

El fallo de Oyarbide no es definitivo. El fiscal Eduardo Taiano puede apelarlo y abrir una instancia de revisión ante la Cámara. El dice que aún no sabe si lo hará. Si no, podría recurrir la Fiscalía de Investigaciones Administrativas. El lunes, día que vencen los plazos, se termina el misterio.

Comentá la nota