Breitenstein dejó abierta la posibilidad del juicio político contra Calcinelli

El intendente Cristian Breitenstein se mostró bastante enojado por la actuación de la jueza de Garantías, Susana Calcinelli, quien el último miércoles dispuso la liberación de la persona que dos días más tarde habría asesinado al empleado del corralón Lacimen, Ricardo Pelayes.
Claudio Morales, quien según la policía fue el autor del disparo mortal, había sido apresado el miércoles pasado por el robo a un polirubro de Zapiola y Córdoba, ocurrido el 15 de abril. De todas formas, a las pocas horas recuperó su libertad, debido a que la jueza no encontró elementos probatorios para disponer su encierro.

En una improvisada conferencia de prensa, el jefe comunal aseguró que se están realizando numerosos esfuerzos para reducir el delito en la ciudad. "Se han triplicado la cantidad de patrulleros, se están haciendo gestiones para acrecentar la cantidad de efectivos, hemos iluminado calles y espacios públicos", enumeró y se preguntó: "de qué sirve todo eso si una magistrada dispone la liberación de un delincuente que 24 hs. después mata a un trabajador".

"Los jueces y fiscales tienen que dar la cara y explicar lo que pasó porque muchas veces, por una cuestión de criterios, los malvivientes entran por una puerta y salen por otra", enfatizó.

En el mismo sentido, aclaró que no es la primera vez que pasa algo similar. "Lamentablemente, en este caso tenemos que lamentar una pérdida", dijo.

"Estoy harto de la inseguridad en Bahía Blanca. Mientras sigan existiendo diferencias de criterios, el costo lo van a pagar los vecinos", agregó. Finalmente, dejó abierta la posibilidad de iniciarle un juicio político a la Dra. Calcinelli. "No descarto poner en marcha los mecanismos institucionales que deban ponerse en marcha. No es una cuestión de control de un poder a otro sino un mecanismo de defensa de los vecinos honestos de la ciudad", concluyó.

Comentá la nota