Breitenstein apoya el nuevo código que preve ampliar las facultades de acción de la policía

El Intendente Cristian Breitenstein, defendió la reforma del Código de Contravenciones que impulsa el estado provincial, por considerarlo un recurso efectivo para combatir la instancia previa del delito.
En tal sentido, argumentó que "no deben hacerse opiniones parciales y apresuradas sin conocer el espíritu de la iniciativa, que a su vez se ve complementada con el proceso de reorganización de la policía, el control sobre los desarmaderos y las reformas judiciales, entre ellas el Código Procesal Penal que limita las excarcelaciones y la creación del registro de violadores, cuya iniciativa fue promovida por la senadora bahiense Elsa Strizzi.

"También es para destacar que a partir de la sanción de la Ley de Nocturnidad, según datos oficiales se redujo el setenta y cinco por ciento el registro de ingresos por coma alcohólico o intoxicaciones en las guardias de los hospitales", opinó.

Breitenstein, aseguró que "no son ideas espasmódicas y mediáticas, sino medidas concretas, que buscan dar a la policía mayor operatividad y rango de acción, ante una escalada alarmante en la cantidad y tipología de delitos.

Quien tenga una idea mejor que la aporte, pero no es tiempo de especulaciones, debe actuarse con seriedad, firmeza y compromiso.

El estado tiene la obligación de recuperar la calle, que debe ser para los vecinos y no para el libre tránsito de los delincuentes".

"En tal sentido, también es fundamental el mejoramiento de los espacios públicos, con más luminarias, con el cierre de basurales y la readecuación de sectores de esparcimiento", agregó.

"Como lo afirmó el Gobernador Daniel Scioli, lo que se busca es combatir el alcohol que es el paso previo a la droga, la droga que es el paso a la violencia y la violencia que es el paso a la muerte. La inseguridad es el tema que más preocupa y conmueve a la sociedad", concluyó.

Detalles de la normativa

La Ley comprende 168 artículos, y establece como sanciones la multa, el arresto, tareas comunitarias, comiso, clausura e inhabilitación.

Para los casos en que corresponda el arresto la Ley instituye que se cumplirá en establecimientos especiales o en secciones separadas de los establecimientos penitenciarios comunes y en su defecto se cumplirá en comisarías u otras dependencias policiales que reúnan condiciones adecuadas de habitabilidad, sin contacto con personas imputadas de delitos (Titulo I, Capitulo I, artículo 12).

En cuanto a las contravenciones contra la seguridad de las personas, será sancionado con multa entre uno y cinco sueldos de Oficial de Policía de la Provincia de Buenos Aires el que provocare o incitare a otro a pelear, en la vía o parajes públicos o lugares expuestos al público (titulo II, capitulo I, artículo 39).

También se contempla en la normativa la sanción con multa entre 5 y 15 sueldos de oficial de la Policía a quien sin justificación portare cualquier tipo de arma en la vía pública o en lugares de acceso público (titulo II, capítulo I, artículo 44).

Contra el patrimonio de las personas, se especifica que será sancionado con arresto entre 10 y 30 días el que tuviere en su poder llave alterada o contrahecha, o bien llaves genuinas o instrumentos aptos para abrir o forzar cerraduras, sin justificar su tenencia (titulo II, capitulo II, artículo 54).

En relación a la tranquilidad y el orden público, la Ley fija una sanción entre 10 y 15 sueldos de Oficial de Policía a quien individualmente o en grupo, en lugar publico o abierto al público, se reuniere tumultuosamente, insultare, intimidare o provocare de cualquier manera. Idéntica sanción será aplicada a quien con ruidos de cualquier especie, toques de campana, aparatos eléctricos o ejercitando oficio ruidoso, afectare la tranquilidad de la población (titulo II, capitulo IV, artículos 75 y 76)

En el caso de las contravenciones en perjuicio de menores de edad, será sancionado con multa entre diez y veinte sueldos de Oficial de Policía de la Provincia de Buenos Aires y arresto hasta noventa días quien sometiere a privaciones en sus necesidades básicas, malos tratos corporales o psíquicos o castigos moderados a un menor de dieciocho años (titulo II, capítulo VIII, artículo 101).

Comentá la nota