Bravo: "hay que lavar los trapos sucios en casa"

El titular de la Convención le apuntó a los que se oponen a seguir con el PJ por ventilar diferencias internas.
Los cruces entre las fracciones bloquistas no cesan. Mientras sigue el debate por la continuidad o no de la alianza con el giojismo para las elecciones legislativas de este año, el presidente de la Honorable Convención, Leopoldo Alfredo Bravo, disparó ayer contra sus opositores internos. Polo es el principal defensor del acuerdo con el PJ y, aunque no quiso contestar a las críticas que viene recibiendo, le pidió a los que no coincidan que discutan en el partido y no "a través de los medios de comunicación".

"Hay que lavar los trapos sucios en casa y no afuera", dijo Bravo desnudando en su tono un cierto malestar. De esta manera, sumó un capítulo más a la serie ininterrumpida de dardos cruzados que vuelan desde hace tiempo en la histórica fuerza a raíz de la estrategia a seguir en las elecciones legislativas de este año, en la que se pondrán en juego tres lugares en la cámara baja del Congreso Nacional.

Las palabras de Polo, como le dicen sus amigos, tienen como destinatarios directos a los disidentes -Miguel Arancibia, Alfredo Castillo, Gladys Pósleman, Andrés Aguilar y José Becerra, entre otros- que el lunes dieron a conocer un documento público cuestionando duramente a la conducción por su intención de renovar la amalgama electoral con el PJ. Entre otras cosas, aseguraron que el propio Bravo y Sancassani, el presidente del bloquismo, actúan por conveniencia personal y tienen "la misión de hacer desaparecer el partido".

La polémica no es nueva y Bravo, como lo viene haciendo cada vez que le apuntan desde el sector opositor interno, evitó contestar puntualmente a las críticas. Pero arremetió diciendo que "andar por los medios hablando de los problemas internos y no hacerlo donde corresponde, no le hace bien al partido ni a nadie".

Según Bravo, que además es el embajador argentino en Rusia, su mensaje también es para las filas propias. Sucede que no le cayó nada bien un documento firmado por los presidentes de los Comité Trinidad, Capital Centro y Desamparados, en el que defienden a la conducción y critican a los disidentes. "Me sorprende y no me agrada", dijo en referencia al escrito contestatario.

Mientras la polémica hierve, con Enrique Conti como otros de los que se opone a la idea de mantener al bloquismo ligado con el justicialismo, Bravo siguió aprovechando ayer sus vacaciones en San Juan para reunirse con dirigentes de base para preguntarles si hay que renovar el acuerdo electoral que sellaron en el 2007. Su intención es terminar el testeo antes de regresar a fin de mes a Rusia, para que el partido tome una decisión definitiva en junio de este año.

Comentá la nota