La brasileña Penalty reactivará su fábrica en Florencio Varela.

La ministra de Producción, Débora Giorgi recibió al director de Penalty internacional Alexandre Estefano, quien le informó que esa empresa brasileña invertirá en la Argentina $20 millones para comenzar a fabricar calzado deportivo en una planta ya instalada en Florencio Varela, que reactivará a partir de julio.
El proyecto -que se articula con un socio local- implica la creación de 70 puestos de trabajo y una segunda etapa que duplicará esa dotación.

Según señaló Estefano, "con este proyecto buscamos conseguir un gran impacto en el mercado local, acelerar nuestro crecimiento y participación en el país, a través de un proceso de sustitución de importaciones".

Para el ministerio de la Producción, la inversión asegura sustitución de importaciones del orden de los 5.000.000 de dólares. La nueva planta, que estaba inactiva, volverá a ponerse en marcha en la primera semana de julio, con el objetivo de producir anualmente 400 mil pares de zapatillas a fines de 2010 y una segunda etapa en la que se proponen fabricar hasta 700 mil pares.

"Nadie nos ha dado ningún beneficio para avanzar con la inversión y nos instalamos porque vemos que hay que estar posicionados para la salida de la crisis. Nosotros pretendemos tener incentivos impositivos municipales y provinciales o bien sobre la adquisición el nuevo terreno, a la hora de anunciar la expansión de la planta", añadió Estefano en rueda de prensa.

Según señaló Penalty en un comunicado, el nuevo emprendimiento aportará a la región "un total adicional de 8,2 millones de pesos en recursos anuales mediante sueldos, servicios y pago a proveedores".

Penalty es una marca sudamericana de artículos deportivos que, en la Argentina, fabrica ropa desde hace 25 años, pero lo hace a través de cuatro convenios de tercerización.

Esta es la primera industria que van a manejar en la Argentina, a partir del convenio hecho con el empresario Nicolás Iula, quien tenía la planta inactiva.

Penalty informó también que, durante el año pasado, facturó $ 45 millones y recordó que la Dirección Internacional se maneja desde Buenos Aires, "desde donde se gestiona el proceso de expansión de Penalty hacia el mundo".

"Entre ayer y hoy, estamos recibiendo a tres empresas internacionales de calzado que deciden radicarse en la Argentina; son datos contundentes acerca de lo pujante que está nuestro mercado interno, la competitividad que tiene nuestro país y fundamentalmente de la calidad de mano de obra que estas empresas, que manejan marcas de nivel mundial, puede encontrar en nuestro país", dijo Giorgi.

La ministra acompañó el martes a la presidente Cristina Kirchner para recibir a Nike Internacional que anunció la instalación de una nueva planta para la fabricación de calzado en la ciudad bonaerense de Luján, con una inversión de 5 millones de pesos, la creación de 100 puestos de trabajo y la sustitución de importaciones por 8 millones de dólares al año.

Comentá la nota