Brasil suma otra alianza energética, esta vez en Turquía

Acordaron realizar prospecciones en el mar Negro en busca de yacimientos petrolíferos
ANKARA.- El presidente de Turquía, Abdula Gül, y su par de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, preconizaron ayer en Ankara el desarrollo de los intercambios comerciales entre sus dos países, sobre todo en el campo de la energía, al tiempo que anunciaron que realizarán prospecciones conjuntas en el mar Negro en busca de yacimientos de petróleo.

Gül indicó, acompañado en una conferencia de prensa por Lula, que la petrolera estatal brasileña Petrobras y la empresa estatal turca de prospecciones TPAO firmaron un acuerdo para invertir 800 millones de dólares en el proyecto conjunto. Gül sostuvo que la producción de crudo del mar Negro seguramente será una realidad en los próximos años.

"Queremos que Petrobras se convierta en la primera compañía petrolera del mundo, y para eso hacen falta inversiones, trabajar en otros países", subrayó Lula, que destacó las "oportunidades excepcionales para las relaciones entre Brasil y Turquía". Por su parte, el presidente turco insistió en el potencial del sector energético, mencionó las "grandes posibilidades de cooperación" con Brasil en el campo de los biocarburantes y se congratuló del acuerdo de explotación de petróleo y gas firmado este año por lTPAO y Petrobras.

El mar Negro es considerado una de las últimas fronteras del petróleo en el mundo, por ser poco explorado. La opción de Turquía por Petrobras se debe a la tecnología de la empresa brasileña en la exploración en aguas profundas.

Los acuerdos logrados ayer por Lula se suman a los alcanzados con China en una etapa anterior de su gira. En el gigante asiático, el mandatario brasileño suscribió con su par chino, Hu Jintao, un plan de acción para ampliar la cooperación binacional y un crédito de 10.000 millones de dólares para Petrobras.

"La visita del presidente brasileño abre una nueva página en las relaciones entre los dos países", estimó Gül. Lula se convirtió ayer en el primer jefe de Estado brasileño en visita oficial a Turquía.

"Hemos comprobado con satisfacción que nuestra posición política está clara: hace falta llevar nuestras relaciones a un nivel superior. Hay un gran potencial y debemos saber aprovecharlo", señaló Gül, quien lamentó la debilidad actual de los intercambios comerciales, inferiores actualmente a los 2000 millones de dólares por año.

Al respecto, Lula indicó que la actual crisis económica está creando oportunidades para encontrar nuevos socios y definió su visita a Turquía como parte de una estrategia en ese sentido.

Brasil, como tercer productor aeronáutico del mundo, mostró también su deseo de fabricar aviones juntamente con Turquía.

En el ámbito financiero, Turquía destacó la postura crítica de Brasil respecto al Fondo Monetario Internacional (FMI), a pesar de que Ankara sigue desde hace décadas una política que sigue las recomendaciones de ese órgano.

Lula destacó anteayer que el FMI fue creado para prestar dinero a los países que lo necesiten, pero que lo que no debería hacer "es inmiscuirse en las políticas internas de los países a los que presta".

En su despedida de Ankara, Lula dijo a los empresarios locales que Turquía, con 72 millones de habitantes, y Brasil, con 190 millones, son dos países emergentes "con mucho por construir aún. Así que hagámoslo juntos".

Comentá la nota