Brasil ratificó que frenará importaciones si la Argentina mantiene restricciones

El embajador de Brasil escuchó ayer las quejas de la Cancillería pero reiteró que Argentina no cumple con los acuerdos bilaterales. Importaciones brasileñas cayeron 43%
En los términos que corresponden al lenguaje diplomático, el secretario de Relaciones Económicas de la Cancillería, Alfredo Chiaradía, recibió ayer al embajador de Brasilia, Mauro Vieira, para negociar la liberación de los camiones con productos perecederos argentinos demorados en la aduanas brasileñas por la aplicación de licencias no automáticas a las importaciones similares a la que Argentina aplica a los exportadores brasileños.

El embajador Vieira escuchó y a su turno reitero la preocupación de la administración Lula "manifestada en diversas oportunidades al más alto nivel con relación al no cumplimiento del plazo estipulado por la OMC para la liberación de las licencias no automáticas" que afectan a sus exportadores. Pese a transmitir ese reclamo, las autoridades de la aduana brasileña levantaron la restricción a los camiones argentinos.

Según fuentes brasileñas, las restricciones argentinas afectan a 14% de las importaciones inclusive en aquellos sectores en los que existen acuerdos de restricción voluntaria de exportaciones brasileñas para la Argentina adoptadas por los sectores privados de ambos países. Esa es la principal crítica de Brasilia, por el cambio de reglas de juego permanente de la Argentina que desconoció hasta acuerdos que permitieron la radicación en el país de fábricas textiles y de calzado de origen brasileño.

En el primer semestre del año, las importaciones de origen brasileño cayeron 43% comparadas con el mismo período de 2008 mientras que las ventas de Argentina a Brasil en el mismo período cayeron 19%.

En el Ministerio de Industria y Turismo, las cifras que prefieren destacar son las que marcan el déficit de comercio bilateral, exclusivamente limitado al rubro industrial, sin considerar las exportaciones agropecuarias. Además, afirman que respetan los límites de la OMC para firmar las licencias aunque no hay acuerdo en los plazos que para Argentina es de 80 días y para Brasil de 60 días.

En la aplicación de licencias también hay una gran diferencia entre los países, mientras Brasil tiene un sistema informatizado que permite en el acto frenar el ingreso de mercadería o hacer un seguimiento detallado del comercio bilateral, en la cartera de Industria todavía las licencias se tramitan por expedientes en papel permitiendo una mayor discrecionalidad en las autorizaciones.

En la reunión de Chiaradía y Vieira también estuvieron presentes el director de Asuntos Económicos y Comerciales del Mercosur, Pablo Grinspun, y el representante comercial de la Embajada de Brasil, Renato Gurgel.

"Le planteamos la preocupación y el reclamo de nuestro gobierno por la falta de transparencia y de aviso previo de estas medidas que afectan a muchos productos perecederos de diversas provincias argentinas. Y que estas decisiones tienen una marcada asimetría con las que toma la Argentina, que son anunciadas con tiempo antes que empiecen a regir" informaron fuentes de la Cancillería.

Según las fuentes brasileñas, Vieira expresó "la expectativa de que las dificultades generadas por la imposición de licencias argentinas puedan ser solucionadas en el plazo más corto posible lo que permitirá retomar la fluidez del comercio entre los dos países".

La declaración implica que si la administración argentina respeta los acuerdos bilaterales firmados entre los sectores privados para autoregular el comercio, Brasil no volverá a demorar el ingreso de productos argentinos.

Comentá la nota