Brasil pide a EE.UU. que revea su política regional

El ministro de Defensa Jobim sugirió una relación igualitaria
BRASILIA (ANSA).- El ministro de Defensa de Brasil, Nelson Jobim, declaró que Estados Unidos necesita reformular su política hacia América latina, en general, y Cuba, en particular, al tiempo que propuso establecer una relación igualitaria entre Washington y la región.

Jobim recibió la semana pasada en Brasilia a Arturo Valenzuela, subsecretario adjunto del Departamento de Estado para el Hemisferio Occidental. "Le dije a Valenzuela que nosotros queremos crear una región de paz [en América del Sur] y tener una relación [con Estados Unidos] en un mismo nivel, no de arriba para abajo", declaró el ministro.

Durante su conversación con Valenzuela, Jobim sugirió que Estados Unidos revea su política hemisférica. "Yo defendí la idea de que Estados Unidos se renueve en América latina, y la renovación pasa por la relación con Cuba", señaló. "Los norteamericanos tienen la manía de creer que América latina es una sola cosa, y eso no es cierto", enfatizó el titular de Defensa.

La revisión de la política norteamericana hacia Cuba ha sido defendida por el presidente Luiz Inacio Lula da Silva en diversos foros internacionales, como la Asamblea General de las Naciones Unidas.

En noviembre de 2008, poco después de la victoria de Barack Obama en los comicios presidenciales norteamericanos, Lula celebró los vientos de cambio que, según dijo, llegaban con el entonces presidente electo y lo instó a que levantara el bloqueo contra Cuba como un primer paso hacia una nueva relación con la región.

Para Brasil, un cambio en las relaciones con Estados Unidos también incluye al capítulo de Defensa. Jobim realizó más de 40 viajes internacionales en los últimos dos años. En 2008 se trasladó a Estados Unidos para explicar al gobierno norteamericano el desacuerdo brasileño con la reactivación de la IV Flota, cuyo radio de acción llega hasta las aguas de América del Sur.

Lazos con Francia

Este año Jobim realizó varias visitas a Francia, donde ultimó los términos del acuerdo estratégico de Defensa entre ambos países, rubricado por Lula y por Nicolás Sarkozy el 7 de septiembre. Jobim es, además, uno de los mentores del Consejo de Defensa de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), formalizado meses después de que Estados Unidos reactivó la IV Flota.

La nueva estrategia de Defensa nacional brasileña, que contempla la adquisición de armamentos por cerca de 20.000 millones de dólares en los próximos 20 años, parece haber excluido a los Estados Unidos como proveedor de material bélico.

Durante una entrevista con el diario Folha de S. Paulo, Jobim demostró su preferencia por los aviones de guerra franceses Rafale en lugar de los norteamericanos F-18.

Jobim ha descartado comprar aviones de guerra de Estados Unidos porque ese país, afirma, no transfiere tecnología militar para que Brasil monte su propio complejo industrial. Establecer una industria de Defensa poderosa traerá "un brutal avance tecnológico porque las empresas extranjeras se asocian a las nacionales y producen en el país", aseguró el funcionario a Folha de S. Paulo.

Jobim insinuó además que Estados Unidos podrá adoptar algún tipo de represalia política o jurídica si Brasil escogiera los cazas franceses y desecha los Boeing estadounidenses.

"Pueden surgir cuestiones políticas que nosotros tendremos que saber cómo administrar, cuando [un país] hace opciones, puede tener problemas, ése es un riesgo de un país grande" como Brasil, comentó.

Anteayer, el canciller Celso Amorim dijo que Brasil no pide autorización a nadie sobre su política exterior, lo cual, opinó, incomoda a "un sector de Estados Unidos" y afirmó que Washington carece de "moral" para exigir el desarme nuclear de países en desarrollo.

Amorim dijo: "Es posible que algún sector de Estados Unidos" se haya sentido molesto con el encuentro entre Lula y su par iraní, Mahmoud Ahmadinejad. "Es muy incómodo que Brasil haga las cosas sin pedir permiso", añadió.

Comentá la nota