Brasil pide debatir el plan de Uribe.

Llevará el tema a la cumbre de la Unasur en Quito; el presidente de Ecuador ordenó repeler una eventual incursión militar colombiana.
El gobierno de Brasil afirmó ayer haber pedido debatir en la cumbre de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que se hará pasado mañana en Quito, la posibilidad de que militares de Estados Unidos usen bases colombianas para la lucha antidroga, lo que podría representar un revés para el presidente Alvaro Uribe.

La presencia de tropas estadounidenses en un país sudamericano "siempre causa preocupaciones, por tratarse de un país extranjero", expresó ayer el vocero de la presidencia brasileña, Marcelo Baumbach.

El vocero dijo que el presidente Luiz Inacio Lula da Silva considera que el tema de las bases tendrá que ser debatido por la Unasur pasado mañana, día en que el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, iniciará su segundo mandato y asumirá la presidencia pro témpore del organismo regional. Correa es un feroz crítico de Uribe.

"Brasil cree que, en un momento posterior, el tema [de las bases] debería ser discutido en la Unasur, que es el foro apropiado para ese debate´´, dijo Baumbach. Su declaración se produjo un día después que Uribe se entrevistó con Lula, en una visita relámpago a ese país, tras una gira regional realizada para explicar en qué consiste la ampliación de la cooperación militar entre Estados Unidos y Colombia.

En ese momento, Lula había evitado condenar expresamente el uso de bases colombianas por parte de tropas norteamericanas, aunque sí había exigido garantías del tipo jurídico de que las posibles operaciones de tropas norteamericanas "ocurran estrictamente dentro del territorio colombiano", algo sobre lo cual Baumbach volvió a insistir ayer.

También la Argentina se manifestó a favor de que los países de América del Sur "intercambien opiniones" sobre el inminente acuerdo militar entre Estados Unidos y Colombia que provoca "una justificada inquietud" en la región, según la ministra de Defensa, Nilda Garré.

De este modo, Uribe no consiguió en su gira regional, que lo llevó a Brasil, Paraguay, Chile, Perú, Bolivia, Uruguay y la Argentina, que los países se abstuvieran de tratar en la Unasur las implicancias de su acuerdo militar con Estados Unidos, aunque sí logró disipar parte de la inquietud regional sobre el proyecto.

Sin pronunciamiento

La iniciativa de Uribe fue considerada un acto soberano de Colombia por parte de Perú, Chile y, sorprendentemente, por Paraguay, un país alineado con Venezuela y Ecuador. También Brasil evitó anteayer una condena explícita al proyecto. Sin embargo, el plan de Uribe causó mayores resquemores en la Argentina, Uruguay y Bolivia. Uribe recibió ayer el respaldo de España.

Baumbach dijo que Lula "no piensa hacer ningún pronunciamiento concreto" sobre las bases durante la cumbre del Unasur. Es decir, que no propondría que los países presentes condenen el plan colombiano, algo que podría aislar a Bogotá en el plano regional, aunque no tendría efectos concretos.

Por su parte, Uribe ya anticipó que no asistirá a la Unasur, en una medida relacionada con la relación tirante que mantiene con Correa, que rompió relaciones con Colombia en marzo de 2008, luego de que ese país realizara un operativo militar en territorio ecuatoriano en el que abatió al entonces número dos de las FARC, Raúl Reyes.

La controversia se activó en los últimos días, en los que salió a la luz un video que mostraba al alto jefe guerrillero colombiano Jorge Briceño (el "Mono Jojoy") admitiendo que las FARC financiaron la campaña electoral de Correa. También se secuestraron armas venezolanas en poder de las FARC, lo que, según Bogotá, confirmó los lazos entre la guerrilla colombiana y el presidente venezolano, Hugo Chávez.

Ambos países, que sí podrían proponer una condena al plan de Bogotá en la Unasur, consideraron que la cooperación militar entre Colombia y Estados Unidos es una "amenaza" para su soberanía. Chávez, incluso, declaró "congeladas" las relaciones con Colombia y dijo que el uso de bases colombianas por parte de Estados Unidos podría ser el "primer paso para una guerra en la región".

De todos modos, ayer salieron a la luz algunos gestos de distensión de Caracas. Chávez propuso que la ex canciller colombiana María Emma Mejía ayude a aliviar las tensiones entre los dos países. Pero Mejía declinó la oferta. La sugerencia de Chávez fue dada a conocer por el ex presidente de Colombia Ernesto Samper, que se entrevistó con el líder venezolano anteayer en Caracas, aunque recalcó que no se trató de una "solicitud formal de mediación".

Orden de Correa

En medio de la tensión regional, el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, pronunció ayer un discurso ante cientos de militares, en el que ordenó repeler incursiones como la que las fuerzas armadas colombianas realizaron en marzo del año pasado.

"Jamás volverá a haber un 1° de marzo de 2008. Estaremos preparados para repeler cualquier incursión en el territorio patrio", aseguró Correa, en referencia a la fecha del bombardeo en territorio ecuatoriano contra un campamento de las FARC.

"[La guerra en Colombia] no es nuestra... Nos quieren involucrar en ella, eso sí, y vaya si se esfuerzan. No se puede combatir la ilegalidad con más ilegalidad; no se puede entrar a tiros a la casa del vecino´´, afirmó Correa en el discurso ante sus tropas.

Por otra parte, en La Paz, y en clara alusión a su par colombiano, el presidente de Bolivia, Evo Morales, calificó ayer de "traidores a su patria" a los gobernantes que permiten bases militares extranjeras en su país y demandó una nueva doctrina militar latinoamericana.

Agencias AP, Reuters, ANSA y AFP

Lo que cada país le dijo a Uribe

"Chile respeta la soberanía, el interés nacional y las decisiones de cada país"

MICHELLE BACHELET

Presidenta de Chile

"Un acuerdo que se delimite a territorio colombiano es tema de soberanía colombiana"

LUIZ INACIO LULA DA SILVA

Presidente de Brasil

"La aprobación del acuerdo con EE.UU. podría convertirse en una bomba de tiempo"

Cristina Kirchner

Presidenta de la Argentina

"Permitir bases militares de EE.UU. será una agresión a la democracia"

EVO MORALES

Presidente de Bolivia

"Creo que la historia reconocerá cuánto se ha hecho a favor de la democracia gracias a Uribe"

ALAN GARCIA

Presidente de Perú

"Cada país es soberano para admitir la presencia de militares extranjeros"

FERNANDO LUGO

Presidente de Paraguay

"Respetamos la no intervención en los asuntos internos de otros Estados"

TABARE VAZQUEZ

Presidente de Uruguay

Comentá la nota